¿Qué pasa con el salmón transgénico?

Imagen:
Waterkeeper Alliance Inc.

La compañía de biotecnología acuícola AquaBounty ha desarrollado un salmón transgénico al que han llamado AquAdvantage®. Se supone que este salmón crecerá más rápido que el salmón convencional, pudiendo sacarse antes al mercado. Este salmón contiene un gen regulador de la hormona del crecimiento procedente de otra especie (salmón real), al que se ha añadido un promotor procedente de Zoarces americanus, otro tipo de pez, para que el gen esté continuamente activo (en el salmón, normalmente, la hormona del crecimiento sólo se produce en determinadas condiciones, no siempre).

La FDA regula en EEUU si los alimentos transgénicos pueden o no considerarse seguros para el consumo humano. Sin embargo, ella no realiza sus propios experimentos, sino que es la empresa interesada en la autorización (en este caso Aquabounty) quien realiza sus estudios y luego los envía a la FDA, que los revisa. El Dr Michael Hansen, investigador senior de la Asociación de Consumidores, examinó1 este análisis llevado a cabo por la FDA estadounidense sobre los datos de la compañía referentes al salmón AquAdvantage.2

Problemas en los estudios realizados por la empresa

Datos sobre alergenicidad

Hansen observó que los datos de la empresa, aun siendo "vergonzosamente incompletos", planteaban preocupaciones sobre si el salmón transgénico podría ser más alergénico que el salmón convencional. El estudio utilizaba grupos de peces que eran con mucho demasiado pequeños para poder extraer conclusiones - sólo se usaron seis peces transgénicos. A pesar de los pequeños tamaños de la muestra, los experimentos con suero sanguíneo procedente de humanos alérgicos a salmón seguía mostrando un aumento de alta significación estadística (52%) en la potencia alergénica de un tipo de salmón transgénico ("diploide"), en comparación con sus controles convencionales. Esto implica que el proceso de ingeniería genética había llevado a un aumento de la potencia alergénica, al menos en este experimento.1

En el segundo tipo de salmón transgénico ("triploide") se observó un aumento menor (20%) de la potencia alergénica. Estos son los salmones que se comercializarán y de los que se alimentarán los consumidores. La FDA estableció que el aumento no era estadísticamente significativo. Sin embargo, la falta de significación estadística podría haberse debido a los pequeños tamaños de las muestras. Hansen creía que la FDA debería haber exigido la repetición del experimento con tamaños de muestra mayores.1

En lugar de esto, la FDA estableció que no había suficientes datos para tomar una conclusión sobre la alergenicidad del salmón transgénico diploide y que el salmón triploide no suponía "ningún riesgo adicional" en comparación con el salmón convencional.

Hansen consideró el análisis de los datos de alergenicidad por parte de la FDA "inadecuado", y concluyó que había razones para preocuparse porque el salmón "pudiera suponer un aumento del riesgo de reacciones alérgicas severas, que pudieran incluso poner en peligro la vida de individuos sensibles".1

Niveles de IGF-1

Hansen puso de manifiesto otras prácticas cuestionables de la FDA, como haber manipulado los datos sobre los niveles de IGF-1, una hormona del crecimiento vinculada al cáncer, que se encontraba de media en unos niveles un 40% mayores en los peces transgénicos respecto a sus controles. La manipulación de los datos, como recoge Hansen, permitió a la FDA concluir que no existían diferencias significativas entre los niveles de IGF-1 en el salmón transgénico y convencional.

La FDA llegó incluso a una conclusión sobre los niveles de hormona del crecimiento en la carne del salmón, a pesar de no disponer de ningún dato sobre niveles de hormona del crecimiento, debido al uso de metodologías en el experimento incapaces de detectarla. Además, la FDA permitió a la empresa escoger los peces a incluir en los estudios sin especificar que habían sido escogidos al azar.1

"Pre-selección" de peces a estudiar sin explicar criterios

La FDA también permitió a la empresa desechar a los peces deformes antes de seleccionar los peces a incluir en los estudios, sobre la base de que esta es una práctica estándar en el sector.2 Esto podría ser cierto, pero no es una práctica científica aceptable en un estudio que se supone pretende examinar los efectos de la modificación genética en el salmón. La propia FDA admitió que esta selección "podría haber sesgado la población" de peces estudiados,2pero no tomó a continuación la única conclusión científicamente válida, que sería haber rechazado los resultados por insuficientes y requerido investigaciones adicionales y más rigurosas.

Condiciones de crecimiento diferentes

Los estudios llevados a cabo por Aquabounty y revisados por la FDA pretendían determinar si la modificación genética había tenido otro efecto sobre los salmones aparte del previsto (aumentar su crecimiento). Sin embargo, estos ensayos se realizaron en la isla del Príncipe Eduardo (en Canadá), cuando la cría de los salmones tendrá lugar en Panamá. No se puede saber cómo el cambio de condiciones, en concreto la temperatura, podría afectar al fenotipo del salmón transgénico.

El análisis de riesgos del gobierno canadiense también encuentra problemas

Un borrador del Departamento de Pesca del gobierno de Canadá, publicado en mayo3, revelaba que los técnicos canadienses no estaban de acuerdo con la FDA sobre la seguridad de este salmón, y que apuntaban a problemas como:

  • que el salmón transgénico es más susceptible que el salmón convencional ante Aeromonas salmonicida, un tipo de bacteria patógena, lo que indica un problema veterinario específico de este salmón y plantea preocupaciones ambientales y de salud pública que la FDA no ha tenido en cuenta.
  • que el salmón transgénico muestra tasas de crecimiento significativamente reducidas en las instalaciones de Aquabounty, lo que arroja más dudas sobre las controvertidas afirmaciones de supuesto crecimiento acelerado del salmón transgénico.
  • que el salmón transgénico muestra una enorme variabilidad en sus rendimientos, incluyendo tasas de crecimiento inconsistentes: esto sugiere que el constructo insertado, que regula la hormona del crecimiento, no está funcionando de forma predecible, lo cual plantea dudas sobre la durabilidad, seguridad y viabilidad comercial del producto.

Rechazado por importantes cadenas de supermercados norteamericanas

En los años que han pasado desde que Aquabounty entregó sus datos a la FDA, varias cadenas de supermercados han declarado que rechazarán vender este tipo de salmón, como Target, Whole Foods, Trader Joe's, Kroger o Safeway.3

Esta puede ser la única garantía que tengan los consumidores estadounidenses, dado que en EEUU no existe una legislación que obligue a etiquetar los productos transgénicos. Esto podría, además, dificultar el seguimiento de posibles problemas alergénicos y toxicológicos, al impedir diferenciar entre la población que ha consumido un tipo de salmón u otro.

No se sabe cuánto tardará la empresa en producir el suficiente número de animales para comenzar la comercialización, algo que podría llevar años.

Denuncia al gobierno canadiense por posibilidad de escape4

Algunas organizaciones creen que, en determinadas circunstancias, este salmón podría escapar de las instalaciones y mezclarse con el salmón salvaje, provocando un daño ambiental irreparable. Señalan que un huracán o errores humanos o de las instalaciones podrían provocar el temido escape.

Aquabounty fue multada por no cumplir las medidas de seguridad en Panamá

El año pasado, la empresa Aquabounty fue multada por el gobierno panameño por incumplir la normativa ambiental para impedir el escape de salmón al medio durante sus experimentos, incluyendo un accidente durante una tormenta que supuso la "pérdida" de animales.5

En estas condiciones, parece claro que la decisión de la FDA no ha sido la más acertada, y que está sometiendo a riesgos innecesarios tanto a la población estadounidense como al medio marino.

 

  • 1. Hansen M. Comments of Consumers Union on genetically engineered salmon, Food and Drug Administration docket no. FDA-201034-N-001, Veterinary Medicine Advisory Committee Meeting . 2010. Disponible en: http://www.consumersunion.org/pdf/CU-comments-GE-salmon-0910.pdf
  • 2. Comité Asesor de Medicina Veterinaria de la Administración de Alimentos y Fármacos estadounidense (FDA). Briefing packet: AquAdvantage salmon . 2010. Disponible en: http://www.fda.gov/downloads/AdvisoryCommittees/CommitteesMeetingMaterials/VeterinaryMedicineAdvisoryCommittee/UCM224762.pdf
  • 3. a. b. Environmental and Indirect Human Health Risk Assessment of the Aquadvantage Salmon. Draft in Revision. https://www.foodandwaterwatch.org/sites/default/files/Canadian_Environmental_Assessment_Scanned.pdf
  • 4. The Guardian. Canada sued over approval of genetically modified salmon scheme. http://www.theguardian.com/environment/2015/nov/17/canada-sued-genetically-modified-salmon-scheme-approval-environmental-groups
  • 5. Más información: Food and Water Watch. GM Salmon Company Fined Heavily for Repeated Violations in Panama. http://www.foodandwaterwatch.org/news/gm-salmon-company-fined-heavily-repeated-violations-panama

Compártelo: