¿Qué se propone para etiquetar los OMG en Estados Unidos?

Imagen:
Tony Webster

En la Unión Europea es obligatorio etiquetar cualquier producto que contenga un ingrediente transgénico en más de un 0,9%. En EEUU, sin embargo, esto no es así. Una población cada vez más grande lleva años protestando y solicitando que se haga obligatorio el etiquetado de productos, para defender su derecho a saber qué consumen. Sin embargo, la FDA (el organismo que controla la seguridad de los alimentos y medicamentos en EEUU) ha propuesto una serie de recomendaciones no obligatorias, que no satisfacen este derecho básico de los consumidores.

Pauline Verriere, de Inf'OGM, explica en qué consisten fundamentalmente estas directrices.

Título: 
Estados Unidos - Cómo (no) etiquetar los OMG...
Origen: 
Inf'OGM
Fecha: 
Miércoles, 20 Enero, 2016

En Estados Unidos, la Food and Drug Administration (FDA) ha publicado sus recomendaciones respecto al etiquetado de productos con y sin OMG. Una declaración que no debería afectar a las prácticas ya existentes, puesto que estas recomendaciones, por definición, no son obligatorias. Lo que sí son es ambiguas. En noviembre de 2015, la FDA1 publicó sus recomendaciones sobre OMG, oficializando la posición en la que estaba trabajando desde 2001, a través de proyectos de líneas generales. Estas recomendaciones no vinculantes no deberían cambiar de forma importante las prácticas ya en curso. Sí que añaden un poco más de confusión para los consumidores y empresas que quieren producir "sin OMG".

En su entrevista para Inf'OGM, Megan Westgate, directora ejecutiva de la ONG Non GMO Project2 considera en efecto que estas líneas generales resultan "imprecisas y se prestan a confusión" y a continuación: "el principal objetivo de las directrices de etiquetado debería ser el de asegurarse de que el etiquetado sea claro y comprensible para los consumidores estadounidenses, pero estas dificultan la utilización del término utilizado más habitualmente, "no OMG" en favor de fórmulas arcaicas como "sin bioingeniería"".

En Estados Unidos, la presencia eventual de OMG en la composición de los ingredientes alimentarios no tiene por qué reflejarse en la etiqueta. Tampoco existe una reglamentación para los productos "sin OMG". Las iniciativas privadas buscan paliar esta ausencia y responder a la demanda cada vez más importante de los consumidores de productos sin OMG.

OMG o no-OMG: ingrediente por ingrediente

La FDA aclara el camino a seguir para este etiquetado voluntario. En ambos casos (OMG y no OMG) el etiquetado es posible mientras que no sea falso ni resulte engañoso para el consumidor. Por tanto, todo queda abierto a la interpretación de lo que pueda considerarse engañoso. La FDA aporta distintos ejemplos para ilustrar su visión de un etiquetado no engañoso.

En primer lugar, el etiquetado no debe dar a entender que la ausencia o presencia de OMG va a resultar más sana o nutritiva que su producto equivalente.
Además, según la FDA, tampoco se recomienda precisar de forma global que un alimento está "libre de OMG" respecto a un ingrediente, si al menos otro de sus ingredientes sí que está modificado genéticamente. La FDA defiende que el etiquetado identifique claramente el ingrediente no modificado genéticamente, para que el consumidor no considere que la ausencia de OMG se refiere al producto en su conjunto. Si el etiquetado no da a entender que todo el producto está libre de OMG, para la FDA no resulta engañoso expresar que un ingrediente dado "no es un OMG" sin mencionar que algún otro sí que lo es.

Igualmente, será considerado engañoso hacer como que "un ingrediente dado no procede de la biotecnología" si es imposible que así sea. El ejemplo que pone la FDA es el de la molécula de cloruro de sodio (NaCl, sal común), que no puede contener ADN y por tanto no puede estar modificada genéticamente. Un ejemplo revelador: raro será que un producto transformado no contenga sal... Aun así, en este caso es preferible según la FDA identificar uno por uno los ingredientes no modificados genéticamente. Los productos transformados que contengan sal no podrían beneficiarse de un etiquetado global, sino ingrediente por ingrediente. Esto hace que el etiquetado resulte más difícilmente comprensible para el consumidor, y aporte menos valor para el productor. La legislación francesa es diferente a este respecto (ver más abajo).

Respecto al etiquetado de productos que contienen OMG, la FDA recomienda el etiquetado ingrediente por ingrediente, y desaconseja el etiquetado global "OMG" del producto. La FDA estima, en efecto, que este etiquetado global podría resultar engañoso si da a entender que afecta a la totalidad del producto. El consumidor, por tanto, debe estar más vigilante para detectar este etiquetado, menos visible.
La empresa agroalimentaria Campbells3 se ha posicionado a favor de un etiquetado de este tipo, y pretende aplicarla a sus productos. Sin embargo, a menos que sea obligatorio, es poco probable que muchos otros productores lo apliquen.

Si el productor quiere anunciar la calidad particular de un ingrediente porque procede de un OMG, es necesario que este ingrediente represente una parte significativa del producto. Sin embargo, la FDA no precisa a partir de qué porcentaje se considera que la presencia de este ingrediente resulta significativa para que la industria pueda alardear de su presencia.

El etiquetado "sin OMG" en Francia

El etiquetado "sin OMG" en Francia se aplica a los productos manufacturados en los que el ingrediente principal representa al menos un 95% del peso total, excepto por el agua o la sal...
La reglamentación francesa no permite el etiquetado "sin OMG" de los productos vegetales para los cuales no existe un equivalente modificado genéticamente (si no hay judías verdes transgénicas, el productor de judías verdes no puede etiquetar sus judías como no transgénicas4). En este caso, la recomendación de la FDA es un poco diferente: no habla de la existencia de un equivalente modificado genéticamente, sino de la posibilidad de producir un ingrediente vía una modificación genética.

No OMG: ¿afirmaciones complejas para no engañar?

Aunque varios cientos de productores lo utilizan en numerosos productos, la FDA no recomienda las fórmulas "sin OMG" (GMO free, GE free) o "no-OMG" que, según ellos, implican una ausencia total de OMG en el producto. Se remite a formulaciones más complejas, menos comprensibles para el consumidor y menos evidentes para los productores para colocar sobre el embalaje: "sin bioingeniería", "no manipulado genéticamente" "no modificado genéticamente mediante la utilización de biotecnología moderna". Sus recomendaciones se refieren a la utilización general de afirmaciones que los productores quieran utilizar ingrediente por ingrediente, como recomienda la FDA, o para el conjunto del producto. Dado que las recomendaciones de la FDA no son vinculantes, los productores no tendrán la obligación de modificar sus prácticas (excepto si, como ya se ha precisado, el etiquetado resulta falso o engañoso).
Según la asociación Non GMO Project, esta terminología es la que utilizaba la FDA al comienzo de sus reflexiones, hace 14 años. Una época en la que el interés del público por el debate sobre OMG no era tan pronunciado como ahora. "Resulta irresponsable y engañoso por parte de la FDA finalizar sus líneas generales sin abrir una consulta pública sobre el tema. También es engañoso animar a la utilización de afirmaciones que los consumidores estadounidenses no recoocerán o comprenderán, dado que ya hay decenas de miles de productos con la etiqueta "sin OMG"".

Otra proposición referente al etiquetado salió a la luz hace varios meses durante las discusiones en el Congreso estadounidense sobre una ley federal de etiquetado de OMG5. Algunos senadores propusieron una solución que quería poner a todo el mundo de acuerdo: informar a la gente sin denigrar los productos.

Los códigos QR: ¿solución milagrosa?

Los códigos QR6 son sobre todo una solución que no satisface en absoluto a los partidarios del etiquetado obligatorio de OMG. El Center for Food Safety compara irónicamente ambas modalidades de información, código QR y etiqueta "sin OMG": vía un código de barras7, que necesita tener un teléfono con conexión, abrir la aplicación, apuntar al código de barras, esperar a que cargue la página (quien tenga conexión a internet), leer la información y otra vez lo mismo para el producto siguiente...; o su alternativa, ¡leer dos palabras en el paquete!
La asociación denuncia la desigualdad de acceso a la información que genera este procedimiento, así como los riesgos de que los datos recopilados sean reutilizados por las empresas con fines de prospección y marketing. Todo esto sin asegurar una verdadera transparencia para el consumidor.
Un debate al que aún le queda mucho por recorrer, y que toma cada vez más importancia tanto para las empresas como para los ciudadanos.

  • 1. Administración estadounidense que evalúa alimentos y medicamentos www.fda.gov
  • 2. La ONG Non GMO Project ofrece una certificación "Sin OMG" con controles y etiquetado de los productos. Ver : http://www.nongmoproject.org/product-verification/faqs/
  • 3. http://investor.campbellsoupcompany.com/phoenix.zhtml?c=88650&p=irol-newsArticle&ID=2127542
  • 4. Inf'OGM, « FRANCE - Label "sans OGM" : c’est mieux que rien », Christophe NOISETTE, Pauline VERRIERE, 24 de enero de 2012
  • 5. Inf'OGM, « ETATS-UNIS, Vermont - Étiquetage des OGM : la loi attaquée, mais elle s’applique », Christophe NOISETTE, Pauline VERRIERE, 30 de abril de 2015
  • 6. https://es.wikipedia.org/wiki/C%C3%B3digo_QR
  • 7. http://salsa3.salsalabs.com/o/1881/p/dia/action3/common/public/?action_KEY=17805

Compártelo: