Atención: mañana se vota si se autorizan nuevos cultivos de maíz transgénico en la UE

Imagen:
Simon Blackley

Aunque la UE puede importar transgénicos de seis especies diferentes sólo el maíz transgénico de un tipo determinado (llamado MON810, de Monsanto) puede cultivarse - manteniéndose este cultivo de forma prácticamente exclusiva en la Península Ibérica. El MON810 es uno de los llamados cultivos Bt, que contiene el gen de una bacteria (Bacillus thuringiensis, de ahí el nombre) que le permite producir en sus tejidos una toxina que mata a determinadas plagas, en este caso el taladro del maíz. A partir de mañana esta situación podría cambiar, puesto que, tras la votación de la propuesta de la Comisión Europea, podría legalizarse el cultivo no sólo del maíz MON810, sino de otros dos tipos de maíz transgénico. Estos maíces, además, no sólo producen la toxina insecticida que produce el MON810, sino que están modificados para poder resistir a un herbicida (el glufosinato de amonio) propiedad de Bayer.

Estos dos tipos de maíz (propiedad de DuPont-Pioneer y de Syngenta) llevan años a la espera de ser aprobados. De votarse favorablemente esta sería la primera autorización de un cultivo transgénico en la UE en 19 años. El maíz MON810 lleva diez años en una especie de "limbo legal", puesto que era en el año 2007 cuando debía renovarse su autorización, procedimiento que se ha ido retrasando hasta ahora. El Parlamento Europeo votó mayoritariamente en contra de estas autorizaciones, pero históricamente esto no ha sido tenido en cuenta, siendo la Comisión quien termina por aprobar igualmente la comercialización de nuevos cultivos transgénicos.

Los cambios introducidos en el año 2015 en la Directiva que regula el uso de OMG en la Unión Europea permiten a los Estados miembros restringir en su territorio el cultivo de variedades transgénicas: esto es lo que han hecho 17 países y 4 regiones de la UE.

España es uno de los pocos países de la Unión que mantiene una postura favorable ante el uso de cultivos transgénicos, por lo que, de aprobarse estas nuevas variedades, es de esperar que empezasen a cultivarse en el Estado español.

Compártelo: