Bayer y Monsanto negocian con Trump las condiciones de su fusión

Imagen:
Gage Skidmore

El pasado mes de septiembre Bayer anunciaba su acuerdo de compra con Monsanto por 66.000 millones de dólares. Esto suponía un nuevo avance en el proceso de concentración empresarial que viene sufriendo en las últimas décadas el sector agrícola, no sólo en el caso de semillas y pesticidas sino también en otras áreas. Sin embargo, esta compra no puede llevarse a cabo sin recibir el "visto bueno" de los Estados, demostrando que se respetan las leyes de defensa de la competencia.

A tres días de su nombramiento como Presidente de EEUU, Donald Trump está recibiendo visitas de todo tipo de empresarios, sin que pudieran faltar los representantes de Bayer y Monsanto. El pasado martes se anunciaban sus planes para EEUU en la "era Trump": invertir en los próximos 6 años 8.000 millones de dólares en I+D en EEUU (la mitad de su presupuesto de I+D global), mantener los 9.000 puestos de trabajo que tienen en este momento en el país y crear 3.000 nuevos empleos de alta cualificación.

La compra aún debe ser aprobada por otros países, incluida la Unión Europea. De salir adelante, Bayer se convertiría en el principal actor en el mercado global de semillas y pesticidas.

Fuente: Reuters

 

 

Compártelo: