Bolivia: SOS Maíz Bolivia denuncia el cultivo ilegal de maíz transgénico tolerante a glifosato en el país

Imagen:
CIAT

El único transgénico que puede cultivarse comercialmente en Bolivia es la soja tolerante a glifosato - aprobada tras una especie de proceso de "chantaje", porque tras varios años de contrabando estaba tan implantada que era más fácil aprobarla que erradicarla. En 2012 la producción de soja ocupaba 1,09 millones de hectáreas, de las cuales un 99% era soja transgénica. Durante los años 2009 y 2010 las autoridades denunciaron la presencia de cultivos ilegales de maíz y algodón transgénico, probablemente introducidos también por contrabando a través de Argentina. Los grandes empresarios agropecuarios han presionado también en los últimos años para que se amplíe el cultivo de transgénicos en el país.

El rechazo a los OMG está legislado en Bolivia tanto en su Constitución de 2008, dentro del marco de relaciones internacionales y seguridad/soberanía alimentaria (Art. 255.8) como en Ley nº 71 de los Derechos de la Madre Tierra (2010), en su definición del derecho a la diversidad. El propósito de su eliminación, tanto del cultivo como de su importación, está también recogido en la Ley nº 300 de este mismo documento (2012).

Se entiende entonces que las autoridades bolivianas - a quien la organización ha enviado la información relevante - evaluarán y considerarán seriamente la denuncia interpuesta por la asociación SOS Maíz Bolivia respecto a la presencia de maíz transgénico cultivado ilegalmente en un poblado menonita del Departamento de Santa Cruz. Adjuntan un vídeo en el que toman muestras de una de las parcelas y la analizan con un test inmunocromatográfico para detectar la presencia de la enzima CP4 EPSPS presente en los cultivos tolerantes a glifosato Roundup Ready (las dos bandas correspondientes al resultado positivo se aprecian mejor en el minuto 1:20 del vídeo).

A continuación reproducimos el comunicado de prensa de SOS Maíz Bolivia.

 

Título: 
Hallazgo de maíz transgénico pone en peligro de desaparición 77 variedades de maíz nativo
Origen: 
SOS Maíz Bolivia
Autor/a: 
Autor
Fecha: 
Lunes, 8 Mayo, 2017

Esta mañana representantes de la Plataforma Bolivia Libre de Transgénicos han notificado mediante sendas cartas de denuncia a diversas instituciones en las ciudades de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz por inobservancias e ineficiencias en el cumplimiento de deberes formales en relación al ingreso, cultivo y comercialización de maíz transgénico en territorio nacional. Esta negligencia de las autoridades pone en grave riesgo el patrimonio fitogenético del país y la salud de la población.

El cultivo de maíz transgénico está prohibido por ley mediante una serie de decretos y normativas entre las cuales se cuentan la Constitución Política del Estado en su artículo 255 y la ley nº 144 de la Revolución Productiva. Se incumplen además otras 8 normativas relacionadas con los derechos del consumidor, etiquetado de alimentos y tratados internacionales.
Por miles de años las comunidades originarias de Bolivia han dependido para su supervivencia de semillas propias de maíz, lo cual es un factor determinante para asegurar la seguridad y soberanía alimentaria de los pueblos.
Entre las instituciones del Estado notificadas se cuentan: INIAF (Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal), y el Vice Ministerio de Defensa de los Consumidores y Usuarios.

Investigación confirma el contrabando de transgénicos

El pasado 17 de marzo una expedición compuesta por agrónomos, sociólogos, economistas y comunicadores organizada por SOS MAIZ BOLIVIA se desplazó hasta la localidad de Charagua, al sur del departamento de Santa Cruz, donde detectó científicamente –mediante una prueba de laboratorio- la presencia de maíz transgénico Round Up Ready, (RR) resistente al glifosato, en el campo 20 de la Colonia Menonita Pinondi.

Ver Video: https://youtu.be/N7AfL2xhyiY

Rodrigo Lampasona, comunicador del equipo, relata que “desde hace años circulaban rumores que desde Argentina se introducía ilegalmente maíz transgénico de contrabando a Bolivia. Se trataría de maíz Bt resistente al gusano cogollero pero, como lo revela el reciente estudio, también maíz RR resistente al herbicida de Monsanto Round Up Ready cuyo principal componente es el glifosato catalogado recientemente como probablemente cancerígeno por la Organización Mundial de la Salud.”
De la misma manera en marzo de este año, en un laboratorio de Santa Cruz varias muestras recogidas en los mercados y cultivos en los alrededores de Charagua, Villamontes y Yacuiba habrían arrojado resultado positivo para la identificación de maíz transgénico. Algunas fuentes indican que el cultivo de maíz transgénico ilegal en territorio nacional ya superaría las 30.000 hectáreas.
Esto revela que las autoridades competentes, INIAF y SENASAG, no están cumpliendo con sus obligaciones legales de protección del patrimonio fitogenético del país y protección de la salud de los ciudadanos.
La vocera de la Plataforma Bolivia Libre de Transgénicos Alejandra Crespo comentó que “la situación es muy grave ya que Bolivia es un país de gran biodiversidad y cuenta con 77 razas de maíz nativo las que están irremediablemente condenadas a la extinción si son contaminadas por el maíz transgénico creado en laboratorio. Además –agrega- resulta inaceptable que en los mercados de Charagua y alrededores se esté vendiendo maíz transgénico en forma directa para consumo humano poniendo en peligro la salud de la población. Las multinacionales al contaminar nuestras semillas buscan controlar a nuestras comunidades destinándolas a la dependencia de semillas importadas de por vida.”
Es conveniente recordar que no existe ninguna prueba científica de inocuidad a largo plazo para alimentación humana con maíz transgénico. Por el contrario, las pruebas de maíz RR NK603 en ratas de laboratorio desarrolladas por el equipo del doctor Seralini en Francia (2012), sí demuestran daños en hígado, riñones y tumores.
Al respecto, la Plataforma Bolivia Libre de Transgénicos, expresó que con esta denuncia se iniciaría una Campaña Nacional e Internacional con el nombre “EL MAIZ ES MI RAIZ”, que busca frenar la introducción, comercialización y manipuleo del maíz transgénico, informando a la ciudadanía acerca de los peligros y exigiendo  el cumplimiento de la Constitución Política del Estado en defensa de una agricultura ecológica y de un verdadero “Vivir Bien”, antes de favorecer a los agronegocios.

Más información en: http://bolivialibredetransgenicos.blogspot.com/

Compártelo: