Brasil multa a Nestlé, Bimbo Brasil, Dr.Oetker y otras por incumplir legislación sobre etiquetado de transgénicos

Imagen:
Movimento dos Trabalhadores Rurais sem Terra

La legislación que prevé el etiquetado en Brasil es más exigente que la europea: dispone, por ejemplo, que deban etiquetarse aquellos productos obtenidos de animales alimentados con piensos transgénicos, lo cual no ocurre en la mayoría de países de Europa. Además, la presencia de transgénicos puede ser fácilmente identificada por los consumidores, ya que los productos marcados deben mostrar en su envase una T dentro de un triángulo amarillo. Sin embargo, las autoridades brasileñas han descubierto que algunas empresas no están cumpliendo adecuadamente la legislación, por lo que a principios de este año ha impuesto multas a varias de ellas.

Título: 
Brasil: Multas por incumplimiento de la legislación sobre etiquetado de transgénicos
Origen: 
Inf'OGM
Fecha: 
Martes, 12 Enero, 2016

El Senacom - la agencia brasileña de protección a los consumidores - ha anunciado haber sancionado a seis empresas agroalimentarias por incumplimiento de la legislación sobre etiquetado de productos transgénicos.

Brasil impone un etiquetado a los productos modificados genéticamente desde 20031, reforzado por la ley de bioseguridad adoptada en 20052. Obligatorio a partir de un 1% de OMG por ingrediente, concierne tanto a la alimentación humana como a la animal, así como los productos obtenidos de animales alimentados con OMG, productos envasados o a granel. La presencia de OMG debe por tanto estar indicada en el envase en la lista de ingredientes, e ilustrarse mediante una T negra (de trangénico) dentro de un triángulo amarillo.

En 2010, la Senacom, la agencia brasileña de protección al consumidor, dependiente del Ministerio de Justicia, decidió verificar si las empresas agroalimentarias estaban respetando esta reglamentación nacional. Esta tarea le fue encomendada al Procons, un órgano de control a favor de los consumidores, al que se le encargó detectar la presencia eventual de ingredientes modificados genéticamente en productos de bollería de las grandes marcas. Los resultados fueron publicados a finales de diciembre de 2015, un período relativamente largo para este tipo de análisis. A principios de enero de 2016, el Senacom anuncia que seis empresas - Nestlé, PepsiCo, Grupo Bimbo, Adria, Oetker y J. Macedo - deberán pagar multas importantes por incumplir esta legislación. Las multas van desde 277.400 reales3 a J. Macedo hasta un millón de reales4 para Bimbo Brasil. Entre todas las sanciones suman 678.990 euros (más información al final del artículo). La Senacom también ha exigido a los fabricantes que modifiquen el etiquetado, decisión que las empresas aún pueden apelar.

Estas infracciones no son de extrañar. De hecho, según investigadores de la Universidad de Saõ Paulo5, este etiquetado se utiliza bastante poco: <Casi una década después de la creación de la ley brasileña, podemos apreciar que los brasileños aún no están familiarizados con el etiquetado, y que este no aparece en la mayoría de los envases. Muy pocos productos de los encontrados en el supermercado están etiquetados como OMG>. En Brasil, más del 90% de la soja cultivada es transgénica, y una parte de la cosecha se destina a la producción nacional, sobre todo de margarina, un producto muy apreciado.

El etiquetado se ve amenazado por los diputados

Por tanto, el etiquetado en Brasil se ve amenazado, precisa la Idec - una asociación de defensa del consumidor. En efecto, el diputado Luis Carlos Heinze ha presentado un proyecto de ley6que propone dejar de utilizar el símbolo T y que sólo aquellos productos en los que puedan detectarse restos de ADN transgénico en el laboratorio sean etiquetados (lo que excluiría del etiquetado, por ejemplo, los aceites de soja que ya no contienen ADN. Es por esto que la única manera de etiquetar un aceite es llevar a cabo una trazabilidad documental: la mayoría del genoma habrá desaparecido tras el prensado, por lo que un análisis a posteriori tendrá resultado negativo.) Pero esta proposición de ley fue rechazada por unanimidad en 2015 por la Comisión de "ciencia y tecnología" del Senado. Este proyecto de ley debe ser aprobado ahora por otras dos Comisiones del senado - la Comisión de asuntos sociales (CAS) y la Comisión de medio ambiente y protección del consumidor (AMC) - antes de ser debatida y votada en el pleno. Este proyecto de ley había sido adoptado por la Asamblea nacional el 28 de abril de 20157

Detalles de las sanciones

En las cifras se ha utilizado el punto como separador de los millares. El 12/01/2016, 1 real brasileño (R$) valía 0,23 euros.

  • Mezcla para pasteles sabor coco Dona Benta (J. Macedo S.A) : 277.453,33 R$
  • Mezcla para tortitas Salgatta Panqueca (Dr.Oetker Brasil): 458.303,75 R$
  • Bizcocho relleno sabor fresa Bono (Nestlé Brasil Ltda.) : 382.488,03 R$
  • Bocadito de trigo sabor bacon Baconzitos (Pepsico Brasil Ltda): 389.573,59 R$
  • Bizcocho relleno de Chocolate y Cereza (Adria Alimentos de Brasil Ltda.): 426,958,44 R$
  • Pastel con sabor artificial de vainilla (Bimbo Brasil Ltda.): 1.061.397,11 R$
  • 1. Decreto 4680/2003, http://www.planalto.gov.br/ccivil_03/decreto/2003/d4680.htm
  • 2. Ley 11.105, artículo 40, http://www.wipo.int/wipolex/es/details.jsp?id=8300
  • 3. Unos 63.000€
  • 4. Unos 226.000€
  • 5. http://www.ifama.org/files/conf/2015%20Conference/1285_paper_Toratti.pdf
  • 6. PL n°34/2015 o anteriormente PL n°4.148/2008
  • 7. Por 320 votos contra 135

Compártelo: