EEUU - ¡Se prohíbe el salmón transgénico! (...de momento)

Imagen:
Joseph Wu

Hace unos meses, la aprobación en EEUU del salmón transgénico AquaAdvantage - el primer animal modificado genéticamente aprobado para consumo humano - aparecía en todos los periódicos y cadenas de televisión. El rechazo a este salmón había sido fuerte, debido, entre otras cosas, a las dudas sobre su seguridad.

Sorprendentemente, el viernes pasado la FDA emitió una orden que prohíbe su importación y comercialización hasta que se emitan las directrices para su etiquetado - algo que podría llegar a llevar años.

El etiquetado de los alimentos transgénicos continúa siendo un tema candente en EEUU, donde cada vez más consumidores se agrupan para reclamar su derecho a conocer qué están consumiendo y a qué tipo de empresas están apoyando.

Título: 
La FDA prohíbe las importaciones de salmón transgénico - por ahora
Origen: 
The Washington Post
Autor/a: 
Fecha: 
Viernes, 29 Enero, 2016

El salmón transgénico no llegará a las mesas de los estadounidenses de momento. Dos meses después de que los reguladores federales aprobasen el primer salmón modificado genéticamente para consumo humano, la FDA (organismo que regula alimentos y medicamentos en EEUU) emitió el pasado viernes una prohibición a la importación y venta de este pescado hasta que se publiquen las directrices sobre cómo debe etiquetarse.

La acción de la FDA ha surgido a raíz del lenguaje utilizado en una ley de presupuestos federales aprobada recientemente por el Congreso, que instaba a las agencias reguladoras a prohibir la venta del salmón modificado genéticamente hasta que las reglas sobre su etiquetado hayan sido finalizadas - un proceso que potencialmente podría llevar años.

En noviembre, tras una larga batalla reguladora, la FDA aprobó el salmón AquAdvantage, producido por la empresa Aquabounty, con base en Massachusetts. Este salmón Atlántico contiene el gen de una hormona del crecimiento procedente del salmón real, y un promotor procedente de Zoarces americanus, otro tipo de pez - esta combinación hace que pueda crecer hasta el tamaño comercializable en 18 meses, en lugar de tres años. La agencia señaló inicialmente que podría requerir un etiquetado adicional para los alimentos modificados genéticamente sólo si "existe una diferencia material - por ejemplo, un perfil nutricional diferente" entre el alimento modificado y su equivalente natural. En el caso del salmón AquaAdvantage, la FDA no ha encontrado este tipo de diferencias.

Sin embargo, la senadora Lisa Murkowski (Alaska) presionó para modificar el lenguaje en esta ley de gastos ómnibus (leyes que combinan medidas referentes a diversos aspectos) en el Capitolio, llevando así a la FDA a evitar que el salmón AquaBounty llegara al mercado estadounidense hasta que los reguladores concluyan las directrices de etiquetado. La declaración del viernes fue una respuesta a esta directiva, según la portavoz de la FDA, que añadió que la agencia "pretende adaptarse completamente al lenguaje" de la ley.

"Este es un gran paso en nuestra lucha contra el "Frankenfish", dijo Murkowski en su declaración del viernes, utilizando el apodo con el que etiquetan algunos críticos a este pez modificado genéticamente. "Creo firmemente que deben implementarse lo antes posible directrices de etiquetado obligatorio, para que los consumidores sepan qué están comprando. Parece que la FDA empieza a escuchar, y espero que este sea un signo de que pretende desarrollar estas directrices tan necesarias."

Este esfuerzo supone una victoria - aunque quizás sea temporal - para activistas y para productores comerciales de pescado que han planteado sus preocupaciones sobre si el pescado Aquabounty es apto para el consumo y si podría provocar daños medio ambientales si llegase a liberarse al océano y cruzarse con el salmón salvaje. La empresa con base en Massachusets ha repetido varias veces que sus peces, todos ellos hembras, estériles y actualmente producidas tan sólo en instalaciones aisladas en Canadá y Panamá, podrían de hecho reducir la presión sobre las poblaciones salvajes de salmón y prevenir su sobreexplotación. La FDA ha declarado que su aprobación "se basa en los datos científicos y una revisión exhaustiva" y que los reguladores confían en que este pescado modificado genéticamente es apto para el consumo.

El director ejecutivo de AquaBounty, Ronald Stotish, declaró el pasado viernes que el dictamen de la FDA "no tiene ningún efecto sobre las operaciones de Aquabounty, dado que en este momento no estamos importando salmón a Estados Unidos."

Compártelo: