El último intento del lobby biotecnológico en Bruselas para que la "ingeniería genética 2.0." escape a la regulación

Imagen:
Quinn Dombrowski

En unas semanas, la Comisión Europea decidirá si los productos obtenidos mediante las nuevas técnicas de ingeniería genética se consideran OMG o no. Este informe de Corporate Europe Observatory detalla cómo están funcionando en Bruselas las labores de lobby de la industria biotecnológica, que buscan que estos productos queden fuera de la regulación. El informe sólo está disponible en inglés, aunque esperamos poder traducirlo al castellano en las próximas semanas. A continuación os ofrecemos una traducción del artículo introductorio que su autora Nina Holland escribió para The Ecologist.

Si te acabas de enganchar al tema de las Nuevas Técnicas Biotecnológicas, quizá te interesen estos otros artículos:

Los nuevos transgénicos no son transgénicos: incluye la explicación de las Dras Cotter y Steinbrecher sobre las técnicas de edición génica y por qué deberían regularse

Qué es y qué no es un OMG: Janet Cotter describe más en profundidad por qué los nuevos OMG deberían encuadrarse en la legislación existente

OMG o NO-MG: Cuáles son estas nuevas técnicas y por qué podrían compartir algunos de los riesgos de los transgénicos "tradicionales"

Nuevos productos biotecnológicos, ¿OMG o no?: antecedentes de la problemática en Bruselas

 

Título: 
El último intento del lobby biotecnológico en Bruselas para que la "ingeniería genética 2.0." escape a la regulación
Origen: 
The Ecologist
Autor/a: 
Nina Holland
Fecha: 
Martes, 2 Febrero, 2016

La Comisión Europea está a punto de tomar una decisión crucial respecto a si la nueva generación de técnicas de ingeniería genética se regirán o no por la legislación europea referente a OMG.

Si resulta que una o más de estas técnicas se ven excluidas de la regulación, los productos modificados resultantes no serán analizados, ni monitoreados, ni etiquetados - la misión de una ofensiva bien ensayada que el sector ha ejecutado silenciosamente.

Un informe de Corporate Europe Observatory publicado hoy, basado en numerosos documentos obtenidos mediante solicitudes de derecho a la información, revela cómo la industria ha intentado moldear las normas para permitir la entrada de estos nuevos OMG.

La industria ha resucitado el discurso que utilizaba hace 20 años con la ingeniería genética 1.0. para dar paso a la era de la "ingeniería genética 2.0". Este discurso alude a desafíos clave que el mundo afronta a día de hoy, como "el rápido crecimiento poblacional, el cambio climático y la creciente escasez de recursos como agua y tierra fértil."

Las nuevas técnicas de ingeniería genética, vuelve a decir la industria, vendrán al rescate mejorando enormemente la precisión y velocidad de los procesos de mejora vegetal. Algunos objetivos importantes serían la resistencia a plagas, la tolerancia a la sequía...

Aun así el primer cultivo modificado a la espera de ser aprobado, desarrollado por la empresa canadiense Cibus, es otra colza aceitera tolerante a herbicidas. Los cultivos transgénicos tolerantes a herbicidas están cobrándose un enorme precio social y ambiental en aquellos países en los que se están cultivando masivamente. Es más, las afirmaciones sobre los beneficios de los OMG han sido refutadas una y otra vez.

Da igual la ley - que siga la presión

Como argumentaban recientemente Janet Cotter y Ricarda Steinbrecher en The Ecologist, los productos de las llamadas "tecnologías de edición génica" entran claramente en la definición de OMG de la legislación tanto europea como internacional, y presentan riesgos reales para la salud humana y el medio ambiente.

Las organizaciones ecologistas y de agricultores se han unido para exigir que los productos obtenidos mediante estas nuevas técnicas se regulen, y que en última instancia la legislación referente a OMG se vea fortalecida.

Y la presión sigue aumentando. La industria ha montado un aparato de lobby a nivel europeo con el objetivo de conseguir que se excluyan de la regulación de la UE cuantas más técnicas mejor. Esta "Plataforma de las Nuevas Técnicas de Mejora" (Plataforma NBT) es dirigida por Schuttelaar & Partners, una agencia de lobby y relaciones públicas holandesa con experiencia en labores de lobby pro-transgénicos.

Este fue el equipo responsable de asesorar a Monsanto a la hora de introducir los primeros cultivos Roundup Ready (tolerantes a herbicidas) en el mercado europeo en 1996. La campaña de lobby de la agencia se basaba en afirmaciones no fundadas sobre sus beneficios ambientales como la disminución del uso de pesticidas.

Las grandes empresas biotecnológicas como Bayer, Monsanto y Dow AgroSciences han registrado docenas de solicitudes de patente sobre las nuevas técnicas de ingeniería genética. Estas técnicas permiten a los desarrolladores realizar uno o más cambios a una variedad ya existente con una posición fuerte en el mercado - como la manzana Gala - y cobrar precios más altos a los productores debido a la patente.

El plan de los lobbistas - influir sobre quienes toman las decisiones clave

En una reunión con las autoridades europeas en 2012, la Plataforma NBT subrayó el hecho de que "la UE ocupa el segundo lugar del mundo en cuanto a solicitudes de patente, siendo Reino Unido y Países Bajos quienes contribuyen de forma más significativa."

Las empresas parecen estar invirtiendo deliberadamente en técnicas diseñadas para sortear las regulaciones sobre OMG de la Unión Europea. Un documento de la plataforma NBT enviado a las autoridades europeas en 2013 afirma que fueron desarrolladas "como respuesta a la moratoria de facto a los OMG que existe en la actualidad en Europa." Estas inversiones, y las muchas solicitudes de patente asociadas, requieren ahora un retorno económico.

Aunque la Plataforma NBT ha estado activa desde 2011, no ha llegado a internet hasta muy recientemente. Su objetivo oficial es hacer que un número lo más grande posible de técnicas se escapen de la regulación europea. Para conseguir esto pretende utilizar nuevas interpretaciones de la Directiva europea sobre OMG (2001/18) más favorables a la industria, lo que supondría que convenientemente todas las técnicas en consideración escapen a la regulación sobre OMG.

Su página web visualiza una campaña de lobby en tres etapas, de una trivialidad reseñable (ver imagen, arriba a la derecha) que terminan en "Acuerdo". Sin embargo, con mucho el elemento más importante debe ocurrir en la Fase Tres, aún en desarrollo: "influir sobre quienes toman las decisiones clave". Esto es lo que mejor se les da a los lobbistas - fuera del alcance del público y a puerta cerrada.

La industria también ha puesto en marcha una serie de tácticas de lobby en su campaña por la desregulación. Algunos ejemplos serían:

1. Cambia la imagen de tu producto y de ti mismo

Redefinir la nueva ingeniería genética como "Nuevas Técnicas de Mejora" (NBT) fue el primer paso de la industria a la hora de hacer que esta nueva generación de OMG parecieran más amigables y similares a la mejora vegetal convencional.

Otras etiquetas del nuevo vocabulario - como "edición génica" y "mejora de alta precisión" fueron adoptadas para sugerir un absoluto control tecnológico del proceso de ingeniería genética. Sin embargo, la precisión a la hora de cambiar la composición genética de un organismo no equivale a tener una total certeza de su seguridad si el impacto no puede comprenderse en su totalidad.

Además, la Plataforma NBT no deja pasar una oportunidad de enfatizar que representa los intereses de pequeñas y medianas empresas (PyMEs) e institutos de investigación (públicos). Sin embargo, sólo hay tres empresas de la Plataforma que puedan considerarse realmente PyMEs, y los institutos de investigación representados, como Rothamsted Reserach, tienen potentes lazos económicos con la industria.

Es más, estas PyMES e institutos de investigación funcionan a menudo como proveedores de tecnología para las grandes multinacionales. Algunas multinacionales, como Bayer CropScience y Dow AgroSciences no se encuentran en la lista de miembros, pero participan activamente en las reuniones de la Plataforma de lobby.

2. Mantente por debajo del radar

Aunque la Plataforma NBT fue lanzada en 2011, hasta muy recientemente se ha mantenido prácticamente invisible. No salió a la luz en el Registro de Transparencia de la UE hasta abril de 2015, lanzando su página web unos meses después.

En el registro hay poca información disponible: ni lista de miembros, ni datos de financiación, ni vínculo con Schuttelaar & Partners, quienes dirigen la campaña. La web de la Plataforma NBT sí que tiene una lista de miembros, aunque podría cuestionarse si es la lista completa o no. (Ver punto anterior).

3. Creatividad legal

La Plataforma NBT ha desarrollado un "cuestionario legal" cuidadosamente diseñado, que debería guiar a las autoridades hacia el resultado deseado: que todas las nuevas técnicas de ingeniería genética en cuestión están exentas de la regulación y, por extensión, del etiquetado.

Por ejemplo, el cuestionario asegura que los OMG en los que no hay ADN "foráneo" de especies no relacionadas (como los productos de edición génica o la cisgénesis) no necesitan ser regulados. Sin embargo, modificar la composición genética de un organismo mediante técnicas de ingeniería genética es algo que necesita regularse para descubrir los efectos imprevistos e inersperados, y su posible impacto sobre el medio ambiente.

4. Empleo y TTIP

El lobby de las nuevas técnicas de ingeniería genética ha amenazado a las autoridades alegando que el sector de la mejora vegetal europea perdería buena parte de su competitividad y capacidad de innovación si las NBT fueran reguladas.

Esto en Bruselas supone pronunciar "las palabras mágicas", que se combinan con las negociaciones del TTIP para aumentar la presión política. La correspondencia muestra que el sector semillero y biotecnológico ha identificado a la ingeniería genética 2.0. como una cuestión comercial importante tanto ante los funcionarios estadounidenses como ante los europeos, afirmando que estas nuevas técnicas no deberían estar reguladas "al no existir dudas sobre su seguridad."

5. Esquivando la legislación europea sobre OMG

Las empresas individuales han estado presionando a distintos gobiernos europeos para clarificar el status legal de las nuevas técnicas de ingeniería genética, mientras anunciaban sus planes de llevar a cabo ensayos de campo con ellas en esos países.

La empresa canadiense Cibus, por ejemplo, siguió esta estrategia en Alemania con un nuevo producto desarrollado por ODM (mutagénesis dirigida por oligonucleótidos), que ya había sido comercializado en EEUU.

El gobierno alemán sucumbió ante la presión, pero gracias a un juicio promovido por asociaciones ecologistas y de agricultura sostenible los ensayos de campo previstos no pudieron llevarse a cabo en 2015.

Ayudas a nivel nacional

Por supuesto, siempre se agradece un poco de ayuda por parte de tus amigos, y algunos gobiernos se han unido a la industria y defendido la desregulación de las nuevas técnicas a nivel europeo.

El gobierno británico, alemán e irlandés han sido de especial ayuda a la hora de promover las pobres argumentaciones legales de la industria. Al menos en dos ocasiones el pasado año comunicaron su punto de vista a la Comisión, defendiendo que no se regulasen algunas de las nuevas técnicas de ingeniería genética.

El gobierno holandés se ha colocado a la cabeza de esta iniciativa para que Bruselas desregule una técnica conocida como cisgénesis (en la que un organismo se modifica utilizando genes de la misma especie o de una especie con la que es posible cruzarse). La universidad de Wageningen recibió 10 millones de euros para desarrollar una "patata OMG nacional" cisgénica - aunque no existe prácticamente ningún interés en comercializarla entre las empresas holandesas.

La Universidad de Wageningen ha jugado un papel activo desde entonces tanto en la Haya como en Bruselas, buscando la desregulación de la cisgénesis.

¿Hasta cuándo durará la batalla?

Todas las partes implicadas están esperando la decisión de la Comisión, que será presentada en marzo de 2016. En Bruselas son conscientes de que la declaración de la Comisión probablemente sea sólo el principio - y no la resolución - de esta polémica cuestión.

Con toda probabilidad, será el Tribunal Europeo de Justicia quien determine en última instancia el destino regulatorio de las nuevas técnicas de ingeniería genética. El precedente alemán de la colza tolerante a herbicidas de Cibus obtenida por ODM será por tanto de gran importancia.

Mientras tanto, ni la industria biotecnológica ni sus gestores podrán conseguir el nivel de certeza que han estado buscando. Es posible que otros actores entren en juego, como distribuidores alimentarios que requieran una responsabilidad directa de quienes comercializan estos nuevos productos sobre sus posibles consecuencias.

Además, los parlamentos nacionales seguiría pudiendo solicitar el etiquetado de estos nuevos productos modificados genéticamente, como ha ocurrido en Países Bajos.

Mientras avanzan las negociaciones del TTIP, los grupos ecologistas y de agricultura sostenible deben continuar protegiendo activamente nuestras leyes sobre OMG, que - aunque imperfectas - tanto ha costado conseguir.


El informe: "El último intento del lobby biotecnológico para que los nuevos OMG escapen a la regulación"
http://corporateeurope.org/food-and-agriculture/2016/02/biotech-lobby-push-new-gmos-escape-regulation

Casos analizados:

"Canadian company railroads EU decision making on new GM"
http://corporateeurope.org/food-and-agriculture/2016/02/canadian-company-railroads-eu-decision-making-new-gm

"Of apples and potatoes: the Dutch lobby for the deregulation of cisgenesis"
http://corporateeurope.org/food-and-agriculture/2016/02/apples-and-potatoes-dutch-lobby-deregulation-cisgenesis


Nina Holland es una investigadora y activista de Corporate Europe Observatory, una organización que busca exponer y desafiar el poder corporativo ejercido por las empresas transnacionales sobre la toma de decisiones en Bruselas. Se centra en el lobby agroquímico, que incluye las empresas biotecnológicas y de pesticidas.

Más información: "Genetic Engineering in plants and the 'New Breeding Techniques' (NBTs)" de Ricarda Steinbrecher. Diciembre de 2015
http://www.econexus.info/publication/genetic-engineering-plants-and-new-breeding-techniques

Compártelo: