El gobierno francés anuncia que prohibirá el glifosato para 2022

Imagen:
Brexit News

Sigue sin estar claro cuál va a ser el futuro del glifosato a nivel europeo. En estos días, el portavoz del gobierno francés, Cristophe Castaner, ha declarado en una entrevista que el gobierno francés pretende haber eliminado todos los usos del glifosato en Francia para el año 2022, y que realizará fuertes inversiones en la investigación de alternativas. El ministro de Transición Energética, Hulot, ha realizado también declaraciones similares.

Título: 
El gobierno francés anuncia que prohibirá el glifosato para 2022
Origen: 
Phys
Autor/a: 
Autor
Fecha: 
Lunes, 25 Septiembre, 2017

Francia ha decidido marcarse 2022 como la fecha límite para eliminar el uso del glifosato, el controvertido principio activo de uno de los herbicidas más utilizados del mundo, según ha declarado el gobierno el pasado lunes.

El glifosato es el principal componente del superventas de los herbicidas, el Roundup, producido por la gigante agroquímica estadounidense Monsanto, pero existen dudas sobre si provoca cáncer.

La Comisión Europea ha propuesto extender la autorización de este producto otros diez años, pero Francia votará en contra de esta propuesta y tratará de bloquearla.

"El primer ministro... ha decidido que este producto estará prohibido en Francia para el final de la legislatura, al igual que otros similares y que suponen una amenaza para la salud pública," ha dicho en la radio RMC el portavoz del gobierno Christophe Castaner.

Castaner añadió que el gobierno reservaría 5.000 millones de euros a lo largo de los cinco años de legislatura del Presidente Emmanuel Macron para fomentar el desarrollo de una alternativa al glifosato.

Título: 
"La Justicia y la Historia nos alcanzarán": Hulot quiere acabar con el glifosato
Origen: 
Ouest France
Autor/a: 
André Thomas
Fecha: 
Sábado, 23 Septiembre, 2017

El ministro de Transición energética se ha mantenido firme frente a los 250 agricultores que fueron a defender el glifosato el pasado viernes en los Campos Elíseos. Cree que este herbicida es peligroso. En su entrevista para Ouest-France, Nicolas Hulot defiende el principio de precaución.

Los defensores del glifosato alegan que es beneficioso para el medio ambiente, ¿Está usted de acuerdo?
Los agricultores, al igual que los ministros, están expuestos a elementos contradictorios. El glifosato, como todo lo que está relacionado con la salud y el medio ambiente, afecta a la vida humana, a la de los consumidores y a la de los agricultores. Frente a cuestiones así de serias debemos escapar de la trampa del enfrentamiento dogmático - de ahí mi reunión con los agricultores en los Campos Elíseos - y pasar de la emoción a la razón. Ya ha habido polémicas similares, por ejemplo en el caso del amianto. Y, como espectadores, hemos presenciado situaciones trágicas. Dependiendo de nuestras decisiones, la justicia y la historia nos alcanzarán.

¿Está usted seguro de que este herbicida es peligroso?
Día tras día la ciencia descubre fenómenos de bioacumulación y efectos cóctel. Existen una serie de supuestos en contra del glifosato y su papel como disruptor endocrino, y posiblemente como fuerte antibiótico, que justifican la aplicación del principio de precaución.

Pero una prohibición tajante supondría un problema irresoluble para muchos agricultores...
Eso lo entiendo perfectamente. Y estoy de su lado, también en lo referente a su salud. ¿Pero sólo porque sea un tema complicado debemos seguir ocultándolo debajo de una alfombra?

¿Esto significa que Francia se opondrá a la renovación a nivel europeo?
La respuesta es sí, porque tenemos que alejarnos lo más rápido posible de los productos más peligrosos. Sin presión no surgirá la creatividad que nos permita hallar alternativas.

Si se autorizase la renovación [del glifosato] en Bruselas, ¿impondría el gobierno una prohibición en suelo francés?
Sobre el glifosato y sobre todos los disruptores endocrinos. Según el gobierno, Francia está expandiendo su capacidad de investigación, ¡lo cual parece necesario cuando ves que un documento publicado por una agencia europea era un copia-pega de los documentos de un fabricante de glifosato! Francia será capaz de cumplir unilateralmente con sus responsabilidades. Pero no vamos a emprender ninguna acción tajante en contra de los agricultores.

Parece que no existen alternativas al glifosato, salvo que Monsanto desarrolle un herbicida nuevo...
A nivel molecular nada puede garantizar que [cualquier nuevo herbicida] vaya a ser menos peligroso que el glifosato. Por otra parte, en términos de prácticas agrícolas, muchos agricultores están eliminando las malas hierbas sin glifosato pero también sin laboreo - una práctica beneficiosa para el suelo. Estas prácticas ya se utilizan en Francia, aunque requieran más trabajo. En el campo del control de plagas existen soluciones muy buenas sin utilizar insecticidas, gracias al control biológico. Resulta por tanto necesario considerar los objetivos y los medios, especialmente en el marco de la Conferencia General sobre Alimentación [les États généraux de l’alimentation], que está teniendo lugar.

Tras esta Conferencia, ¿financiará el gobierno un modelo agrícola que ya no utilice productos controvertidos?
La Conferencia debe ser un momento de inteligencia colectiva, donde nadie estigmatice a nadie. No soy el enemigo de los agricultores convencionales. Pero todo el mundo tiene que entrar en un proceso de progreso. Es preciso revisar el reparto de valor - ahora mismo los grandes ganadores del sector agrícola siguen siendo los fabricantes de productos fitosanitarios - y restaurar la confianza entre consumidores y productores. Debemos crear una agricultura intensiva en mano de obra, y no en fertilizantes y productos fitosanitarios. Sí, esto implica pagar a los agricultores por su trabajo en favor de la biodiversidad, el clima y la transición energética.

Pero faltan fondos. El Ministerio de Agricultura acaba de anunciar que retirará algunas de las ayudas a la agricultura ecológica...
Ha habido que negociar, especialmente en favor de la agricultura de media montaña. De hecho, lo importante es el siguiente paso, es decir reformar la Política Agraria Común (PAC). Si la Conferencia da lugar a una visión francesa conjunta, esto contribuirá a la construcción de una nueva PAC, el principal gasto de la Unión Europea.

Compártelo: