El Parlamento de la UE se opone a modificar la legislación sobre importación de OMG

Imagen:
European Parliament

En marzo de 2015 se aprobó en Bruselas una nueva Directiva que permite a los Estados miembros y a sus regiones prohibir en su territorio el cultivo de transgénicos. La vía ofrecida por esta Directiva ha sido utilizada ya por 17 países y 4 regiones de la UE. Sin embargo, esta legislación no permite restringir la importación de organismos modificados genéticamente (OMG) que se cultiven en otros lugares, ni su utilización en alimentación.

Con este fin la Comisión Europea presentó el 22 de abril otra propuesta legislativa, que buscaba otorgar a los Estados y sus regiones la libertad para regular la importación y utilización de OMG. Esta propuesta fue criticada tanto por la derecha (por regular el comercio entre Estados miembros) como por los grupos ecologistas (por no ir al centro del problema, la evaluación de riesgos, y por resultar tan restrictiva que, en la práctica, habría sido imposible ejercer la prohibición).

El pasado miércoles el Parlamento Europeo rechazó la medida, por considerarla prácticamente inaplicable y por el miedo a que suponga una reintroducción de controles fronterizos entre los países a favor y en contra de los OMG. El Pleno ha pedido a la Comisión que presente una nueva propuesta.

El comisario de Salud y Seguridad Alimentaria, Vytenis Andriukaitis, avanzó que Bruselas no va a retirar su propuesta, que todavía debe ser discutida por los ministros de los 28. Si el Consejo, que actúa como colegislador junto al Parlamento, también la rechaza, la iniciativa será suprimida.

Compártelo: