El TTIP y la presión para la entrada de nuevos Organismos Modificados Genéticamente en Europa

Imagen:
Greenpeace Polska

Que Estados Unidos, gracias al TTIP, iba a intentar que la UE abandonase sus medidas de protección de la alimentación era algo que ya se veía venir hacía tiempo. Pero la investigación de algunas ONG nos permite ver cómo está sucediendo esto en la práctica, y constatar de una forma muy real cómo esta presión está retrasando de forma efectiva la toma de decisiones en la Comisión Europea. 

Si consiguen lo que quieren, los nuevos OMG entrarán en Europa sin ningún tipo de análisis ni etiquetado, por lo que no será posible para los consumidores el evitarlos. 

Esta campaña de lobby no es nada nuevo. La organización Corporate Europe Observatory lleva años siguiéndola (como se ve en la noticia al pie, los propios negociadores tienen en cuenta esta vigilancia) y ha publicado una guía para ponernos al día sobre cómo funcionan estas presiones, los mensajes propagandísticos que llevan asociados y por qué estos mensajes no son ciertos. Este tema va para largo, así que si quieres ponerte al día con él puedes descargar el informe en castellano aquí.

Si no tienes tiempo para eso, esta nota de varias organizaciones (CEO, Greenpeace y GeneWatch) te servirá para entrar en materia.

Título: 
La Comisión no consigue regular los nuevos OMG, tras la fuerte labor de lobby realizada por EEUU.
Origen: 
Corporate Europe Observatory
Fecha: 
Jueves, 21 Abril, 2016

La Comisión Europea ha archivado la opinión legal que confirmaba que los organismos modificados genéticamente (OMG) producidos mediante edición génica y otras técnicas novedosas se encuadran en la legislación de la UE sobre OMG, tras recibir presiones del gobierno estadounidense. Una serie de documentos internos de la Comisión, obtenidos gracias a la legislación de derecho a la información, revelan una fuerte labor de lobby llevada a cabo por representantes de EEUU que buscaban que la UE no aplicase su legislación sobre OMG, que exige evaluaciones de seguridad y etiquetado de los productos modificados.

Los documentos muestran que la presión por parte de EEUU se centra fundamentalmente en las posibles barreras al comercio que surjan de la aplicación de la legislación europea sobre OMG. Sugieren que la UE ignore sus medidas de protección de la salud y el medio ambiente en lo referente a OMG, para así allanar el camino para el tratado transatlántico de inversiones. La próxima ronda de negociaciones del TTIP comenzará el 25 de abril de 2016 en Nueva York.

Este documento muestra la labor de lobby del gobierno estadounidense durante un período crucial, finales de 2015, tal y como revelan las notas previas a las reuniones y la correspondencia emitidas por la Comisión Europea (los enlaces a las fuentes originales se encuentran en la tabla final).

La Dirección General de Salud y Seguridad Alimentaria de la Comisión (DG SANTE) anunció el pasado año que publicaría una opinión legal “para finales de 2015” [Documentos 4445] respecto a si los OMG obtenidos mediante una serie de nuevas técnicas deberían clasificarse como OMG o no según la legislación vigente. La lista de estas técnicas se encuentra en la página web de la Comisión bajo el nombre, acuñado por la industria, de “Nuevas Técnicas de Mejora” (New Breeding Techniques o “NBTs”) e incluye técnicas de edición génica como la mutación dirigida por oligonucleótidos (ODM) (ver recuadro más abajo).

Este anuncio de la Comisión puso en marcha una serie de mecanismos de lobby, tanto del sector relacionado con los OMG como de las ONG y los gobiernos. Algunas organizaciones de la sociedad civil, entre ellas Greenpeace, se reunieron con el comisario Andriukaitis y su gabinete el 28 de septiembre y el 9 de diciembre.

Antes de la reunión con el vicedirector general de DG SANTE Ladislav Miko, el 7 de octubre de 2015, la delegación estadounidense en la UE declaró que “había llegado a sus oídos” que la opinión legal de la Comisión iba a clasificar la técnica de edición génica ODM como “una técnica de modificación genética”. La delegación estadounidense advirtió a DG SANTE de que esto supondría “otro golpe para la agricultura y la tecnología”, según una nota de la Comisión. [Doc 44].

Haciéndose eco de esta información, la Asociación Semillera Europea (ESA) declaró en un documento de posicionamiento del 2 de octubre de 2015 que la Comisión Europea pretendía aplicar “una interpretación legal estricta basada en procesos en la que se consideraría que más técnicas daban lugar a OMG” para así protegerse de “posibles acciones legales (por parte de las ONG)”. Respecto a la ODM en particular, la ESA declaró que “la Comisión (en concreto sus Servicios Legales) parecen inclinarse hacia una interpretación más restrictiva” [Doc 7.3]. El documento fue enviado a DG SANTE el 8 de octubre de 2015 [Doc. 7.3] y a DG TRADE el 16 de febrero de 2016 [Doc AtD 2016-0861 Doct 5]. Entre los miembros de la ESA se encuentran empresas desarrolladoras de OMG como Pioneer y Dow Seeds.

Tanto la delegación estadounidense como la ESA declararon que la opinión legal de la ESA se publicaría el 19 de noviembre de 2015 [Docs 44 y 7.3]. En esta fecha iba a haber una reunión de expertos en OMG de los estados miembros de la UE, según la ESA [Doc 7.3].

En una nota preparatoria previa a la reunión con la delegación estadounidense, DG SANTE sugería que Arunas Vinciunas, jefe de gabinete del comisario de salud de la UE Vytenis Andriukaitis, “aclarase que las conclusiones no se presentarán el 19 de noviembre, sino más tarde a finales de año (aún no se ha fijado una fecha concreta)” [Doc 44]. La “línea a tomar” respecto al contenido de la opinión legal, en esta y otras reuniones, era que “no pueden adelantarse conclusiones” [Docs 42, 44, 45, 47].

El hecho de que los documentos de la Comisión no revelen detalles sobre su opinión legal no resulta sorprendente. DG SANTE era claramente consciente de las solicitudes de información presentadas por las ONG. Como dice un documento de la Comisión: “Nota: (…) Corporate Europe Observatory (CEO) ha enviado seis solicitudes de acceso a documentos relacionados con el tema de las nuevas técnicas de mejora en un período de un año [sic] (finales de 2014 hasta hoy). (…) Los documentos aportados permitieron a la ONG hacerse una idea bastante acertada de las actividades de la Comisión en el área de las nuevas técnicas de mejora” [Doc 42].

La presión del lobby estadounidense

Las nuevas técnicas de mejora” se encontraban en el orden del día de al menos tres reuniones entre DG SANTE y representantes de EEUU entre el 7 y 28 de octubre de 2015. El Comisario Andriukaitis y los representantes de EEUU se reunieron también el 23 y 25 de noviembre de 2015, aunque no está claro si hablaron de los nuevos OMG o no. En cualquier caso, los nuevos OMG estaban en la agenda de la visita del Comisario a EEUU entre el 30 de noviembre y el 4 de diciembre de 2015, cuando se reunión también con el representante estadounidense de comercio, Michael Froman.

El 3 de noviembre, la delegación estadounidense envió también una carta a la Comisión advirtiendo de “las barreras regulatorias injustificadas” de las “Nuevas Técnicas de Mejora”. Añadió también, lo que resulta bastante inquietante, que “distintos enfoques regulatorios entre gobiernos respecto a la clasificación de las NBT conduciría a alteraciones del mercado potencialmente significativas”[Doc 16].

Todas estas reuniones tuvieron lugar justo cuando se esperaba que la Comisión diera los toques finales a su opinión legal, anunciada para finales de 2015. En enero de 2016, tras la ráfaga de reuniones con representantes de EEUU, la Comisión dijo que su opinión estaría completa para “el primer trimestre de 2016”. Ya estamos en el segundo trimestre de 2016, pero la Comisión no ha dado una nueva fecha.

Posición de EEUU guiada por la industria

Las empresas estadounidenses han invertido mucho en la edición génica, incluyendo la ODM. Cibus, una empresa estadounidense, ya ha puesto en el mercado de EEUU un tipo de colza aceitera resistente a herbicidas obtenida mediante esta técnica. La llamada SU Canola ocupó en 2015 una superficie de 4.000 hectáreas. Cibus ha intentado saltarse el proceso de la UE haciendo que las autoridades nacionales europeas clasificasen los productos obtenidos por ODM como no-OMG. Dow Chemicals y DuPont, dos empresas estadounidenses fusionadas recientemente en DowDuPont, tienen también un gran interés en la edición génica, como reflejan sus solicitudes de patente en este campo.

El gobierno estadounidense tiene un largo historial de respaldar a las empresas desarrolladoras de OMG, que recurren a menudo al representante de comercio de EEUU (USTR) para que les ayude en los mercados extranjeros. En 2014, un funcionario de comercio de EEUU cuyo nombre se desconoce presidió una reunión de lobbies de las empresas desarrolladoras de OMG estadounidenses y europeas con la delegación de la Comisión Europea en Washington [Doc 31]. Más recientemente, los productores de soja transgénica pidieron al USTR que presionara a la Comisión para que acelerase la aprobación de un tipo de soja transgénica de Monsanto.

¿Qué es la edición génica?

La edición génica comprende una serie de técnicas de laboratorio nuevas que permiten modificar el ADN de un organismo vivo.

La mayoría de técnicas de edición génica utilizan encimas que “cortan” partes del genoma, que a continuación “se repara” a sí mismo. Como consecuencia de esto se produce una inserción, sustitución o eliminación de pequeños fragmentos de ADN. También pueden ocurrir cortes imprevistos en el ADN u otras alteraciones génicas, cuyas consecuencias se desconocen. Entre estas técnicas se encuentran la utilización de nucleasas de dedos de zinc (ZFN), de nucleasas efectoras de tipo activador de la transcripción (TALENs) o de sistemas basados en repeticiones palindrómicas cortas agrupadas y regularmente interespaciadas (CRISPR).

Otra técnica de edición génica implica la introducción de pequeños fragmentos de ADN sintético que activan a las células para que estas modifiquen su ADN para que coincida con los fragmentos introducidos. Esta es la técnica denominada mutagénesis dirigida por oligonucleótidos (ODM).

El proceso de edición génica no se comprende bien, especialmente en plantas. Puede dar lugar a efectos negativos para el medio ambiente, así como para la salud humana y animal. Se sabe tan poco de cómo funcionan estas técnicas en realidad que es difícil hasta identificar los posibles riesgos.

El TTIP es una amenaza para los estándares europeos

El USTR se ha quejado de que las políticas europeas sobre OMG “restringen la importación y utilización de materias primas agrícolas estadounidenses derivadas de la biotecnología agrícola”. Según él: “Estados Unidos sigue presionando a la UE para que realice mejoras fundamentales en su sistema regulatorio, para así normalizar el comercio de productos agrícolas derivados de la biotecnología moderna.

El objetivo principal del TTIP es el de armonizar las reglas transatlánticas en una serie de áreas – entre ellas la seguridad de alimentos y otros productos, así como la protección ambiental. Estas reglas varían mucho entre la UE y EEUU (ver cuadro más abajo). Las ONG han advertido de que el TTIP no sólo frenaría la aparición de nuevas regulaciones, sino también la aplicación adecuada de los estándares europeos actuales.

Las organizaciones de la sociedad civil, los pequeños agricultores y el sector ecológico han pedido a la Comisión que aplique la legislación europea sobre OMG a todos los productos de la ingeniería genética, incluyendo las nuevas técnicas de mejora.

Legislación sobre OMG – diferencias entre EEUU y la UE

La UE tiene una serie de leyes sore OMG que exigen la evaluación de riesgos caso por caso y la implementación de mecanismos de trazabilidad y etiquetado de OMG. Se define como OMG cualquier organismo, a excepción de los seres humanos, “cuyo material genético (ADN) haya sido alterado en formas que no ocurren en la naturaleza mediante cruzamientos o recombinación natural”. Las plantas y animales sometidos a edición génica deberían verse cubiertas en la ley, según opiniones legales recientes por expertos legales de la UE como Tade Spranger o Ludwig Krämer.

En EEUU, los OMG no se evalúan sistemáticamente, e incluso pueden ser comercializados sin ningún tipo de evaluación previa. No se requiere etiquetado, y la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA) ha rechazado muy recientemente una “petición ciudadana” que solicitaba el etiquetado obligatorio. Las plantas y animales obtenidos mediante edición génica no están, por lo general, regulados. Los reguladores estadounidenses consideraron que la colza SU de Cibus estaba exenta de regulación. La legislación estadounidense en lo relativo a OMG está siendo revisada en este momento.

Anexo

Documentación de reuniones y correspondencia

Fecha

Documento

Número de documento

21 de marzo de 2014

Reunión con Asociaciones Semilleras Estadounidense y Europea

 

31

2 de octubre de 2015

 

Documento de posicionamiento de ESA adjunto a una carta de Assosementi a DG SANTE del 8 de octubre, y una carta de ESA a DG TRADE del 16 de febrero

 

7.3

AtD 2016-0861 Doct 5

7 de octubre de 2015

Reunión entre DG SANTE y la FDA (Administración de Alimentos y Fármacos) estadounidense

 

Mención en el documento 44 (también citada en 16)

9 de octubre de 2015

Reunión entre DG SANTE y el ministerio alemán de agricultura y alimentación

 

42

23 de octubre de 2015

Reunión entre el jefe de gabinete de Andriukaitis’ y la delegación de EEUU en la UE

 

44

28 de octubre de 2015

Reunión entre DG SANTE y la delegación de EEUU en la UE

 

38, 45

3 de noviembre de 2015

Carta de la delegación estadounidense en la UE a DG SANTE

 

16

23 de noviembre de 2015

Reunión entre Andriukaitis y Anthony Gardner, embajador de EEUU en la UE

 

 

25 de noviembre de 2015

Reunión entre Andriukaitis y Donald Prater, Director en funciones de la FDA estadounidense (Administración de Alimentos y Fármacos)

 

 

30 de noviembre – 4 diciembre de 2015

Visita oficial de Andriukaitis a EEUU, durante la cual se reúne con:

- Tom Vilsack, secretario de agricultura estadounidense,

- Michael Froman, representante de comercio estadounidense,

- Stephen Ostroff, comisario en funciones de la FDA estadounidense (Administración de Alimentos y Fármacos)

 

47

 

Compártelo: