Estudio demuestra que la alfalfa transgénica ha "escapado" a la naturaleza en EEUU

Imagen:
Noble Foundation

Un estudio de la USDA revela que la alfalfa transgénica Roundup Ready (tolerante a glifosato) cultivada en Estados Unidos ya no está presente únicamente en las parcelas de cultivo, sino que muchas poblaciones "silvestres" contienen también el gen. Estas poblaciones provienen de semillas caídas durante la producción y transporte de semilla. Dado que el cultivo de esta alfalfa transgénica estuvo prohibido durante unos años, esta contaminación debe proceder del relativamente pequeño número de parcelas cultivadas en 2005-2006, por lo que sería de esperar que el problema aumentase en los próximos años al cultivarse ahora una superficie muy superior. Esto supondría la contaminación del medio natural y las parcelas cultivadas de agricultores convencionales y ecológicos.

Título: 
Nuevo estudio halla que la alfalfa modificada genéticamente se ha propagado en la naturaleza, exponiendo los fallos de la "coexistencia"
Origen: 
Center for Food Safety
Autor/a: 
Bill Freese
Fecha: 
Miércoles, 13 Enero, 2016

Un estudio reciente realizado por investigadores de la USDA muestra que la alfalfa transgénica se está propagando en la naturaleza en zonas de producción de alfalfa del oeste de EEUU. Esta alfalfa transgénica silvestre* podría explicar algunos episodios de contaminación por transgénicos de los últimos años, que han costado a los exportadores y productores de alfalfa estadounidenses pérdidas de millones de dólares. También expone el fallo de las políticas de "coexistencia" de la USDA entre los cultivos tradicionales y transgénicos.

El Departamento de Agricultura de EEUU (USDA) ha sostenido durante mucho tiempo que los cultivos modificados genéticamente pueden coexistir con la agricultura convencional y ecológica. Según esta narrativa de la "coexistencia" si los productores de alfalfa convencional y transgénica se arreglan entre ellos y siguen "las mejores prácticas de gestión" los transgenes se mantendrán en las parcelas en las que se cultivan.

Los últimos datos que refutan este cuento de hadas de la coexistencia vienen de un estudio publicado recientemente por un grupo de investigadores de la USDA. El estudio trata sobre la alfalfa Roundup Ready de Monsanto, que, como la mayoría de cultivos transgénicos de EEUU, está diseñada para sobrevivir la pulverización directa con Roundup, el herbicida estrella de Monsanto.

En 2011 y 2012 la investigadora de la USDA Stephanie Greene y su equipo recorrieron los márgenes de las carreteras de tres importantes regiones de cultivo de alfalfa - en California, Idaho y Washington - buscando zonas donde creciera alfalfa no cultivada. Dado que la alfalfa es una especie perenne muy resistente, forma poblaciones silvestres que se autopropagan muy fácilmente y pueden persistir durante años allí donde se cultiva.

Greene y su equipo encontraron 404 poblaciones de alfalfa silvestre en los márgenes de las carreteras. Los análisis revelaron que más de un cuarto (27%) contenían alfalfa transgénica - esto es, plantas que contenían el gen Roundup Ready. Creen que la mayoría de estas poblaciones crecieron a partir de semillas que cayeron durante la producción o el transporte de alfalfa.

Sin embargo, los investigadores también encontraron evidencias de que el gen Roundup Ready podría estar siendo propagado por las abejas, que polinizan las poblaciones de alfalfa a una distancia de varios kilómetros. Sus resultados sugerían que "las plantas transgénicas podrían dispersar transgenes a plantas silvestres cercanas,y potencialmente a parcelas no transgénicas vecinas"(énfasis añadido). Aunque no analizaron esta última posibilidad, no hay duda de que la alfalfa no transgénica sí ha sido contaminada por transgenes - no sólo una vez, sino en numerosas ocasiones.

En 2013, un productor de alfalfa del estado de Washington fue rechazado por un agente comercial después de que los análisis revelasen contaminación transgénica. En 2014, China rechazó numerosos envíos de alfalfa estadounidense en los que se detectó el gen Roundup Ready. Las exportaciones de alfalfa a China, un importante mercado con tolerancia cero a la alfalfa transgénica, cayeron de forma dramática. Los precios del heno en EEUU cayeron, y al menos tres exportadores estadounidenses sufrieron pérdidas de varios millones de dólares.

Tanto el productor del Estado de Washington como quienes vendieron a estos exportadores pretendían cultivar sólo alfalfa convencional. No está claro cómo se contaminó su producto. Aparte de la polinización cruzada de alfalfa transgénica silvestre o cultivada, otras explicaciones posibles serían la mezcla no intencionada durante la cosecha o el almacenamiento, o (más insidiosamente) contaminación transgénica de la semilla de alfalfa que plantaron.

Lo que hace tan relevante la alta tasa de contaminación (27%) hallada por el estudio es a partir de qué poca alfalfa transgénica se ha producido. La USDA aprobó la alfalfa Roundup Ready en 2005, y ocupaba un 1% de la superficie cultivada de alfalfa a nivel nacional en 2006. Un tribunal federal prohibió que continuara el cultivo a partir de 2007, pero permitió que lo que ya había sido plantado permaneciera en el suelo (el cultivo de alfalfa suele durar cinco años). Dado que este estudio se llevó acabo unos pocos meses después de que se volviese a aprobar la alfalfa transgénica en 2011, toda la alfalfa silvestre que los investigadores detectaron debía proceder de las relativamente pocas parcelas cultivadas en 2005 y 2006. Ahora mismo se está cultivando mucha más alfalfa transgénica (Monsanto dice que un 30% de la semilla de alfalfa que vende es transgénica). Por tanto es probable que a día de hoy exista mucha más alfalfa transgénica silvestre que la que sugiere este estudio.

Resulta importante señalar que el principal hallazgo del estudio - que existe alfalfa transgénica silvestre y que supone un riesgo de contaminación - se conoce desde hace al menos seis años. El productor de semilla de alfalfa de Oregón Phillip Geertson presentó a la USDA en 2009 datos que documentaban la existencia de alfalfa transgénica silvestre en Idaho y Oregón, pero fue ignorado. Más ampliamente, la USDA debatió de forma exhaustiva este y otros modos de contaminación transgénica en su voluminosa Evaluación de Impacto Ambiental de la alfalfa Roundup Ready en 2010. De hecho, enterrada en esa EIA hay datos que muestran casos previosde contaminación genética en alfalfa que se remontan a su primera introducción comercial en 2005.

Lo que se necesita ahora no son más estudios que nos digan con un detalle mayor lo queya sabemos, sino una mayor regulación. Sin embargo la USDA - vergonzosamente servil para con la industria biotecnológica - no ha conseguido poner en marcha de forma voluntaria ni una sola restricción a los productores de transgénicos. Esto hace que los productores convencionales deban cargar con todos los inconvenientes de evitar la contaminación genética. 

La falta de efectividad de esta política puede verse en los miles de millones de pérdidas en exportaciones de maíz debido a la contaminación ante competidores como Brasil. También se ve en el espectáculo absurdo de que EEUU (el principal productor de maíz y soja a nivel mundial) tenga que importar maíz y soja ecológicos de países como Rumanía o India. El miedo a la contaminación genética es un factor que disuade a muchos productores estadounidenses de intentar cubrir la creciente demanda de productos ecológicos en EEUU.

Debido a la inacción del gobierno, los ciudadanos se han puesto en marcha para proteger la agricultura tradicional a nivel de sus condados, y el Center for Food Safety (CFS) ha asesorado estos proyectos. Por ejemplo, en 2014 los votantes del Condado de Jackson, en Oregón, aprobaron de forma aplastante una ordenanza que prohibía el cultivo de transgénicos en su región. CFS ayudó al Condado y sus productores a responder ante la demanda que buscaba invalidar la ordenanza. Esta demanda había sido interpuesta por dos productores de alfalfa transgénica con el apoyo económico de la industria biotecnológica.

CFS ha ayudado a la creación de "Zonas libres de transgénicos" similares en al menos otros siete condadosen California, Washington, Hawaii y otro condado de Oregón. CFS también se enorgullece de apoyar una nueva ordenanza introducida en noviembre del pasado año en el Condado de Costilla, en Colorado que establece una zona libre de transgénicos para proteger las variedades tradicionales de maíz de la contaminación por transgénicos.

*N. del T: se ha traducido como "silvestre" el término "feral". En todo el artículo, "silvestre" no se refiere a variedades que crezcan normalmente en la naturaleza, sino a poblaciones no cultivadas intencionalmente que se están propagando en la naturaleza por sí solas, pero que proceden de la misma variedad de alfalfa que se cultiva normalmente.

Título: 
Presencia de Alfalfa Silvestre Transgénica (Medicago sativa subsp. sativa L.) en Zonas de Producción de Semilla de Alfalfa en Estados Unidos
Autores: 
Stephanie L. Greene
Sandya R. Kesoju
Ruth C. Martin
Matthew Kramer
Revista: 
PLOS ONE
Fecha: 
Miércoles, 23 Diciembre, 2015
Disponibilidad: 
Acceso gratuito
Idioma: 
Inglés

Los posibles riesgos para el medio ambiente de la dispersión de transgenes no son claros en el caso de la alfalfa (Medicago sativa subsp. sativa), un cultivo perenne polinizado por insectos. Se han recogido datos de alfalfa silvestre en regiones importantes para la producción de semilla de alfalfa en el oeste de Estados Unidos para (1) evaluar las pruebas de que las plantas transgénicas silvestres propagan los transgenes y (2) determinar los factores ambientales y agrícolas de la producción que influyen en la presencia de alfalfa silvestre, en especial de plantas transgénicas. Se recogieron muestras de plantas silvestres en el margen de carreteras de Fresno, California; Canyon, Idaho; y Walla Walla, Washington en 2011 y 2012. Las muestras fueron analizadas para detectar la presencia de la proteína CP4 EPSPS, que confiere resistencia al glifosato. De 4580 puntos analizados se observaron plantas silvestres en 404. Un veintisiete por ciento de estos sitios tenían plantas transgénicas. La frecuencia de plantas transgénicas silvestres variaba entre unas regiones y otras. Se halló un 32,7% de plantas silvestres en Fresno, un 21,7% en Canyon y un 8,3% en Walla Walla. El análisis espacial sugería que las poblaciones silvestres surgieron de forma independiente y tendieron a converger en zonas de producción de semilla y heno, sitios donde la semilla tendía a caer. Una autocorrelación significativa aunque baja sugería que, en algunos casos, las plantas colonizaban zonas cercanas. La presencia de plantas silvestres en zonas vecinas se encontraban con frecuencia en el área de acción de los polinizadores; sin embargo, se necesitan estudios adicionales para confirmar el flujo de transgenes. Las variables ambientales y de producción no predecían adecuadamente la localización de grupos de plantas silvestres. Sin embargo, la probabilidad de caída accidental de semillas durante la producción y transporte sí tenía un valor predictivo a la hora de explicar la existencia de poblaciones silvestres transgénicas. Nuestro estudio confirma que la alfalfa modificada genéticamente se ha dispersado en el medio, y sugiere que la minimización de la caída accidental de semillas y la erradicación de la alfalfa silvestre de los márgenes de las carreteras serían estrategias efectivas para minimizar la propagación de transgenes.

Compártelo: