Greenpeace destapa cultivo ilegal de maíz transgénico en China

Imagen:
Dorli Photography

Un reciente informe de Greenpeace desvela como en el nordeste chino se están cultivando variedades de maíz transgénico no aprobadas por el gobierno. Los datos apuntan a que la contaminación se ha extendido por todo el país, llegando ya a los platos de los consumidores chinos.

Título: 
Agricultores chinos están cultivando maíz transgénico de forma ilegal: Greenpeace
Origen: 
Reuters
Autor/a: 
Dominique Patton
Christian Schmollinger
Fecha: 
Martes, 5 Enero, 2016

En el nordeste de China se está cultivando maíz transgénico de forma ilegal, declaró la organización ecologista Greenpeace el pasado miércoles, en un informe que podría minar aún más la confianza en la capacidad del gobierno chino para asegurar un suministro seguro de alimentos.

Pekín ha invertido miles de millones de dólares en el desarrollo de cultivos transgénicos, con los que pretende asegurar el suministro de alimentos para sus 1.400 millones de habitantes, pero su cultivo comercial aún no ha sido aprobado, y existe un profundo sentimiento de rechazo entre la población contra este tipo de cultivos. Estos nuevos datos parecen confirmar las sospechas de que Pekín no será capaz de supervisar el cultivo de transgénicos una vez que se permita su explotación comercial, lo que conducirá a la contaminación generalizada de la cadena alimentaria con variedades modificadas genéticamente.

En su informe, Greenpeace señalaba que el 93% de las muestras tomadas el año pasado en explotaciones de maíz de cinco condados de la provincia de Liaoning, parte del granero de China, dieron positivo en los tests de contaminación por OMG.

Es más, casi todas las muestras de semilla obtenida en mercados de cereales y de alimentos que contenían maíz en los supermercados de la zona también dieron positivo.

"Es muy probable que buena parte del maíz transgénico ilegal ya haya llegado a los almacenes de cereal, así como a mayoristas de todo el país, terminando finalmente en los alimentos que consumen los ciudadanos," señalaba Greenpeace en un informe.

Mientras que Greenpeace declaró que no estaba claro cómo habían llegado las semillas de maíz transgénico al mercado, desde hace tiempo se venía advirtiendo de que algunos de los cultivos transgénicos que se encontraban en fase de experimentación estaban siendo vendidos a los agricultores de forma ilegal para su uso comercial.

Informes como estos han contribuido a intensificar la oposición de la población a esta tecnología, y algunos activistas anti-transgénicos han llegado a denunciar al gobierno por no publicar información sobre las aprobaciones para la importación de alimentos transgénicos y sus planes para permitir su cultivo a nivel nacional.

Entre las seis variedades de maíz con resultados positivos en el mercado de semillas de Liaoning, tres no han sido certificadas por el ministerio de agricultura chino, mientras que las otras tres estaban certificadas como semillas convencionales y por tanto habían sido contaminadas por variedades transgénicas, dijo la organización.

El ministerio de agricultura no respondió de forma inmediata a las peticiones de comentarios sobre el informe de Greenpeace.

El pasado año, el ministerio afirmó estar modificando la regulación para aumentar la supervisión de los OMG en desarrollo.

Compártelo: