Greens/EFA sobre los nuevos OMG

Imagen:
Jeff Engel

La Comisión Europea aún no se ha pronunciado sobre cómo regulará las nuevas técnicas biotecnológicas. De su decisión podría depender el que estos Organismos Modificados Genéticamente terminen en nuestros campos y platos sin ensayos previos, etiquetado ni seguimiento de ningún tipo, indiferenciables del resto de alimentos.

El grupo de Los Verdes a nivel europeo (Greens/EFA) ha emitido este comunicado sobre estos nuevos productos y algunas de sus implicaciones.

El original incluye algunos vídeos en inglés que desarrollan aspectos no contemplados en el texto.

Título: 
Nuevos OMG - Transgénicos por la puerta trasera
Origen: 
Greens/EFA
Autor/a: 
Autor
Fecha: 
Jueves, 12 Mayo, 2016

La industria biotecnológica y el gobierno estadounidense están ejerciendo una fuerte presión para que toda una nueva generación de técnicas de ingeniería genética se vea exenta de la regulación europea. La Comisión Europea aún no ha tomado esta decisión, que podría abrir la puerta a estos "nuevos OMG". Pronto podrían estar en nuestros campos y en nuestros platos, sin evaluación de riesgos, etiquetado ni seguimiento.

En la Unión Europea, los organismos modificados genéticamente están sujetos a una regulación específica1 Antes de autorizarse su cultivo o su utilización en alimentación humana o animal tienen que superar una evaluación de riesgos para la salud y el medio ambiente por parte de la Autoridad Europea en Seguridad Alimentaria (EFSA)2, para así ser autorizados de forma individual y posteriormente etiquetados como OMG (Organismos Modificados Genéticamente). Aun con todas sus deficiencias, esta regulación permite a agricultores y consumidores tomar una decisión informada.

En los últimos años se han desarrollado nuevas biotecnologías que permiten la manipulación del genoma de plantas, animales, bacterias y seres humanos3. Se las suele denominar "nuevas técnicas de mejora" (NBTs), un término acuñado por la industria para enmascarar las diferencias entre la mejora convencional y estas nuevas técnicas biotecnológicas. Sin embargo, estas técnicas se basan, al igual que la transgénesis, en la interferencia directa con la célula y el genoma

¿Qué es la edición génica?

La edición génica comprende una serie de nuevas técnicas de laboratorio que buscan modificar el ADN de un organismo vivo.

La mayoría de técnicas de edición génica utilizan enzimas para "cortar" partes del genoma, que después "se repara" a sí mismo. Como resultado se produce una inserción, sustitución o eliminación de partes del ADN. También puede ocurrir que el ADN se corte en otros sitios no previstos, o que se produzcan otras alteraciones génicas con consecuencias impredecibles. Entre estas técnicas se encuentran las nucleasas de dedos de zinc (ZFN), nucleasas efectoras de tipo activador de la transcripción (TALENs) y los sistemas basados en repeticiones palindrómicas cortas agrupadas y regularmente interespaciadas (CRISPR).

Existe otra técnica de edición génica, que se basa en la introducción de cadenas cortas de ADN sintético que hacen que la célula modifique su ADN para coincidir con el fragmento introducido. Esta técnica se conoce como mutagénesis dirigida por oligonucleótidos (ODM).

Las técnicas de edición génica no se limitan a la modificación de plantas: también pueden utilizarse para modificar animales, lo que supone toda una serie de riesgos diferentes.

Respecto a la utilización de estas técnicas en animales, Odd-Gunnar Wikmark (Genok):

Al aplicarse en agrícultura, estas NBTs provocan cambios que no se dan en la naturaleza. Existe el riesgo de que se produzcan daños colaterales, debido a que pueden producir cambios imprevistos en el material genético (en otras palabras, mutaciones imprevistas o cambios en la expresión del genoma que pueden provocar cambios indeseados en la planta o el animal).

Estas nuevas técnicas modifican el material genético (edición génica) o la forma en la que este se expresa en la planta (epigenética).

La EFSA ha confirmado que estas nuevas tecnologías, en concreto la cisgénesis y la intragénesis "pueden provocar efectos imprevistos con distinta frecuencia y gravedad". La frecuencia de estos cambios imprevistos puede variar de unas técnicas a otras, y su aparición no puede predecirse por lo que es preciso evaluarla caso por caso".

Otros expertos independientes han concluido algo similar para el resto de técnicas.

La gran envergadura de los cambios que es posible obtener con estas nuevas biotecnologías hace que surjan nuevos problemas éticos. Por ejemplo, en el año 2012 un conocido defensor de la biología sintética, George Church, publicaba un libro que sugería que estas tecnologías podrían llegar a ser utilizadas para transformar una célula madre humana en la de un neandertal, u otra especie emparentada. Pero incluso si fuera posible recrear mamuts o neandertales, ¿deberíamos hacerlo sólo porque tengamos la capacidad técnica para ello?

Además, estas técnicas implican riesgos similares para el medio (por ejemplo, la reducción de la biodiversidad cultivada y silvestre, el aumento de la polución ligada al uso de pesticidas y herbicidas o la aparición de resistencias a herbicidas en plantas silvestres) y para la salud que las biotecnologías "a la vieja usanza".

Una cosa es llevar a cabo investigaciones en el laboratorio utilizando ingeniería genética, y otra muy diferente liberar los organismos obtenidos en el medio. La contaminación genética de otras plantas es tan probable en el caso de estas técnicas como en el de los "antiguos" transgénicos, lo que conduciría de forma inevitable a una pérdida de biodiversidad.

Respecto a los riesgos que plantea la introducción de estos organismos modificados en el medio, Dr. Fréderic Jacquemart (GIET)

Esta contaminación resulta especialmente problemática para la producción ecológica, dado que estas nuevas biotecnologías son incompatibles con principios de este tipo de agricultura, por no hablar de la demanda cada vez mayor por parte de los consumidores de alimentos libres de OMG. Aun así, sin medidas de trazabilidad ni etiquetado, podría ser que estas técnicas le fueran impuestas tanto a las personas productoras como consumidoras.

Esto explica por qué las principales asociaciones ecologistas de la UE están extremadamente preocupadas por la liberación en la naturaleza de los productos de estas nuevas tecnologías.

Estas técnicas y los organismos resultados pueden ser patentados. Esto acelera el proceso de privatización de la vida y la monopolización de la naturaleza en sí por parte de un puñado de empresas agroquímicas a nivel global. Las patentes suponen precios más altos y una mayor concentración de un mercado ya de por sí altamente concentrado. También dificultan que se sigan mejorando las variedades y reproduciendo las semillas, perjudicando especialmente a los pequeños negocios de mejora vegetal y a las pequeñas explotaciones agrícolas.

Aunque el sector semillero, los lobbies y algunos estados miembros estén defendiendo que estas nuevas tecnologías no dan lugar a OMG, entrarían dentro de la definición legal actual de organismo modificado genéticamente en la UE, como han confirmado dos abogados independientes.

Las nuevas técnicas de mejora son, claramente y sin ninguna duda, ingeniería genética y como tal debería prohibirse su utilización en agricultura en la UE mientras que la Comisión Europea no implemente un método para la evaluación de sus impactos (sobre la salud, la biodiversidad, la utilidad para la sociedad, el medio ambiente, aspectos sociales, evasión de impuestos)4.

Esto implica que deben definirse de forma oficial como "organismos modificados genéticamente" (OMG) según la regulación europea actual.

 

Para más información:
Conferencia completa sobre los nuevos OMG, por parte de Maria Heubuch, José Bové y Bart Staes, de Greens/EFA

  • 1. Varios textos, especialmente la Directiva 2001/18
  • 2. que ha sido fuertemente criticada por sus deficiencias, últimamente, y por su falta de transparencia
  • 3. Algunos ejemplos de estas técnicas serían la cisgénesis y las técnicas basadas en oligonucleótidos. La lista completa que está siendo considerada por la Comisión Europea puede encontrarse en: http://ec.europa.eu/food/plant/gmo/new/legislation/plant_breeding/index_en.htm
  • 4. tal y como requería el Consejo Europeo en diciembre de 2008

Compártelo: