India: Reacciones ante el avance de la aprobación de la mostaza transgénica

Imagen:
Daniel Bachhuber

Aunque el caso del algodón transgénico en India ha tenido mucha repercusión internacional, el país no cultiva ningún alimento transgénico - el brinjal Bt fue rechazado. Esta mostaza podría ser el primer alimento transgénico que se cultivase en el país: el comité encargado de evaluar su seguridad, GEAC, ha otorgado recientemente su aprobación. Sólo queda conocer la decisión del Ministerio de Medio Ambiente.

El proceso de autorización ha estado marcado por las protestas - hace unos meses contábamos cómo uno de los gobernadores estatales también se posicionaba en contra - y por la sospecha de que los procedimientos no se realicen tan imparcial y objetivamente como se pretende: ya ha habido casos en India en los que procedimientos científicos supuestamente imparciales favorecían el que se aprobasen nuevos transgénicos sin considerar adecuadamente los riesgos, como concluía en 2013 un comité técnico convocado por el Tribunal Supremo (el informe en inglés se puede consultar aquí).

A continuación reproducimos el comunicado de prensa de la organización india Sarson Satyagraha y una columna (del pasado mes de septiembre, cuando la aprobación estaba en un paso previo) de Aniket Aga, de la Universidad de Michigan, sobre las irregularidades durante el proceso de evaluación y participación pública.

Título: 
Sarson Satyagraha condena la aprobación del GEAC a la mostaza transgénica tolerante a herbicida, y pide al Ministro de Medio Ambiente que decida responsablemente
Origen: 
India GMinfo
Autor/a: 
Sarson Satyagraha
Fecha: 
Jueves, 11 Mayo, 2017

El GEAC ha vuelto a demostrar su postura acientífica y desconsiderada con la salud de la ciudadanía y el medio ambiente. Han fallado en la misión y propósito para el que fueron creados, proteger a los ciudadanos de los riesgos de los Organismos Modificados Genéticamente. Ya anteriormente en el caso del brinjal Bt se comportaron de forma irresponsable y vergonzosamente anticientífica. En este caso hablamos de un peligroso cultivo tolerante a herbicidas, lo cual tiene implicaciones directas para un gran número de agricultores, jornaleros y consumidores en India. En los últimos meses hemos demostrado, analizando rigurosamente el material disponible, cómo el dossier de la mostaza transgénica estaba amañado para conseguir resultados favorables, cómo es un transgénico innecesario, cómo aumentará la cantidad de productos químicos en nuestros alimentos y explotaciones (al ser un OMG tolerante a herbicidas) y cómo los reguladores jamás deberían haber permitido que llegase tan lejos. Habían ignorado las muchas cuestiones válidas planteadas por científicos y otros actores, y habían elegido actuar tras una cortina de secretismo.  

Esperamos que el Ministro Anil Madhav Dave actúe responsablemente al tomar su decisión - esta mostaza transgénica debería rechazarse tal y como se hizo con el brinjal Bt hace 7 años. Al menos él debería cumplir con la misión de su Ministerio, aunque los reguladores no lo hayan hecho. Debería cumplir la promesa electoral del BJP de no autorizar alimentos transgénicos sin una evaluación científica completa sobre sus efectos a largo plazo para el suelo, la producción y el impacto sobre los consumidores. Esto es exactamente lo que no han hecho los reguladores en su evaluación, aunque la escasez de ensayos realizados y la propia naturaleza del OMG hagan prever graves problemas a la vista si se aprueba esta mostaza transgénica. Ahora podrá comprobarse si se puede confiar en que el gobierno del BJP cumpla sus promesas o no. Aunque este gobierno ha dicho al Tribunal Supremo que no concederán su aprobación sin el beneplácito del Tribunal, no hace falta que se oculten tras ellos de esa forma - la decisión está clara, dados los peligros asociados a este transgénico. Instamos al Ministro a rechazar la comercialización de esta mostaza tolerante a herbicidas.

Para más información, contactar con Kavitha Kuruganti (8880067772) y Kapih Shah (9427054132)

Título: 
¿Las semillas del descontento?
Origen: 
The Hindu
Autor/a: 
Aniket Aga
Fecha: 
Viernes, 30 Septiembre, 2016

El 5 de septiembre el Ministerio de Medio Ambiente, Silvicultura y Cambio Climático (MoEFCC) publicaba en su página web la "Evaluación de Seguridad Alimentaria y Ambiental" de la mostaza modificada genéticamente, concediendo al público el plazo de un mes para responder con sus dudas o comentarios. Este informe fue redactado por un subcomité de expertos del Comité de Evaluación de Ingeniería Genética (GEAC). Es probable que esta consulta pública sea el penúltimo paso antes de que el gobierno tome la decisión final sobre qué podría pasar con el primer cultivo transgénico para la alimentación en India - las semillas de algodón Bt, aunque se machacan para producir aceite, no se aprobaron específicamente para uso alimentario; y es poco probable que el brinjal Bt se recupere próximamente tras la moratoria impuesta por el anterior Ministro de Medio Ambiente, Jairan Ramesh.

La mostaza transgénica supone el culmen de más de una década de costoso trabajo para un equipo de científicos de la Universidad de Delhi, liderados por el afamado biotecnólogo Deepak Pental. La mostaza, un cultivo que se autofecunda, es difícil de hibridar, es decir, que unas plantas polinicen a otras. El equipo de Pental ha modificado genéticamente un tipo de mostaza india, Varuna, y una línea de mostaza de Europa del Este para así cruzarlas. Han solicitado permiso para la liberación comercial del híbrido resultante, llamado DMH-11, y para utilizar las dos líneas parentales transgénicas para desarrollar nuevos híbridos. Afirman que al ser un híbrido la producción del DMH-11 es cerca de un 30 por ciento mayor que la de la variedad de mostaza de referencia. Dado el enorme nivel de importaciones de aceite comestible en India, explican, este intento de aumentar la productividad de la mostaza debería ser bienvenido. De hecho este podría ser el momento de apreciar las iniciativas de investigación públicas - de no ser porque el caso de la mostaza transgénica no es tan bonito como lo pinta el gobierno.

Bioseguridad e impacto socioeconómico

La mostaza transgénica es resistente al herbicida glufosinato, y por tanto un cultivo tolerante a herbicidas. Un agricultor que cultive DMH-11 tendría la capacidad de librarse de las malas hierbas pulverizando glufosinato (que en India comercializa Bayer con la marca Basta), lo cual matará todas las plantas excepto la mostaza. El comité técnico de expertos reunido por el Tribunal Supremo en la litigación de interés público en curso respecto a los cultivos transgénicos consideraba los cultivos tolerantes a herbicidas "completamente inapropiados para el contexto indio" en su informe final. Las principales razones eran que los herbicidas afectaban negativamente a la gran mayoría de jornaleros, cuyo sueldo procede de eliminar malas hierbas, y generan una presión selectiva que favorece la aparición de "supermalezas" resistentes a los herbicidas. El informe ya mencionado del MoEFCC sobre la mostaza transgénica ignora estas cuestiones, y señala simplemente que "no es necesario que los agricultores utilicen el herbicida" sobre la mostaza transgénica - lo cual no es falso pero tampoco deja de serlo.

En segundo lugar existen dudas sobre si las estimaciones de aumento de la producción con la mostaza transgénica son exageradas, al haberlas comparado con variedades de referencia antiguas. Sharad E. Pawar, miembro de la Academia Nacional de Ciencias Agrícolas, ha analizado los datos de productividad de la DMH-11 y concluido que "no presenta una mayor productividad respecto a las variedades e híbridos comercializadas en años recientes"; el propio Consejo de Investigación en Colza y Mostaza del gobierno comparte esta visión.

Transparencia y participación pública

Esta y otras preocupaciones (como la contaminación genética o el impacto sobre la biodiversidad) podrían haber sido resueltas si el gobierno hubiera publicado los detalles de su evaluación de la mostaza transgénica - y con "publicado" quiero decir que hubiera hecho que su dossier estuviera disponible incluso para quienes no tienen acceso a internet o no entienden inglés. Sin embargo, tras colgar en la red la síntesis del informe, el MoEFCC ha hecho que los datos sobre la evaluación agronómica y de bioseguridad estén disponibles únicamente para aquellos capaces de visitar el secretariado de Nueva Delhi con cita previa en horario de oficina antes del 5 de octubre (de 2016).

Igualmente grave es el hecho de que retener el dossier de seguridad completo viole el propio compromiso que el gobierno adquirió con el Tribunal Supremo el 8 de abril de 2008, en la audiencia sobre la ya mencionada litigación de interés público. Por tanto no sabemos, por ejemplo, si los sociólogos han considerado el impacto de la mostaza transgénica sobre los trabajadores agrícolas, o si los ecólogos, toxicólogos y nutricionistas han investigado a un nivel más amplio el posible impacto del uso de glufosinato en los campos de mostaza. En abril de 2016, y de nuevo en agosto, la Comisión Central de Información ordenaba al MoEFCC que publicase la información completa sobre esta mostaza y otros cultivos transgénicos. La Comisión ordenó también al GEAC que publicase su agenda y las actas completas y detalladas de sus reuniones, algo que el Ministerio lleva sin hacer desde 2012. El Ministerio sigue ignorando estas peticiones.

De esta forma el MoEFCC está convirtiendo la participación pública en una farsa. El negar a los ciudadanos la capacidad de participar en este asunto es aún más grave si consideramos que en India no existe una legislación que obligue a etiquetar los transgénicos. Es decir, si se comercializaran los ciudadanos no tendrían la capacidad de elegir no comprar sarson da saag transgénico, por ejemplo.

Puede que el gobierno y los desarrolladores de la mostaza transgénica teman que publicar el dossier de bioseguridad completo les lleve por el camino que tomó el brinjal Bt, pero este miedo es infundado. El gobierno está en su derecho de tomar una decisión estratégica y comercializar la mostaza transgénica a pesar de la oposición, pero esto no puede hacerse a costa de la transparencia y del respeto a la ley. Como mínimo debería colgarse en la web del ministerio el dossier completo de seguridad de la mostaza transgénica, el GEAC debería publicar todas sus reuniones y actas y el plazo de consulta pública debería extenderse más allá de los 30 días.

Como escribía hace unos años el distinguido biotecnólogo experto en mostaza y antiguo Director General del Consejo Indio de Investigaciones Agrícolas V. L. Chopra, puede que una mayor transparencia y participación pública sean la vía más efectiva de "disipar el miedo y construir confianza" en nuestras instituciones.

Aniket Aga es Profesora Adjunta en la Facultad de Recursos Naturales y Medio Ambiente de la Universidad de Michigan en Ann Arbor. Email: aaniket@umich.edu

Compártelo: