Informe: ONGs denuncian la manipulación de datos científicos en la evaluación del glifosato

Imagen:
Tax Credits

Aunque el asunto del glifosato lleva estando candente desde marzo del 2015 (cuando la IARC de la Organización Mundial de la Salud lo clasificó como "probablemente carcinogénico para los seres humanos"), en el último mes el ritmo de acontecimientos respecto a este tema se ha vuelto frenético. La ECHA (organismo de la UE que decide sobre las autorizaciones de productos químicos) ha concluido que no es carcinogénico, mutagénico ni tóxico para la reproducción, mientras que los juicios que se están llevando a cabo en EEUU hacen que se desclasifiquen documentos que arrojan dudas sobre la legitimidad de todo el proceso de evaluación estadounidense y los posibles conflictos de intereses relacionados con él.

Un grupo de organizaciones europeas ha lanzado ahora un informe titulado "Buying Science" ("Comprando la ciencia") en el que analizan en detalle varias publicaciones científicas, basadas en estudios financiados por la industria y no revisados por pares, que han jugado un papel fundamental en la toma de decisiones tanto en la UE como en Estados Unidos.

Sus autores son Helmut Burtscher (bioquímico), Peter Clausing (toxicólogo) y Claire Robinson (periodista).

El informe no está traducido al castellano, pero puede descargarse (en inglés) aquí.

Título: 
Nuevo informe muestra cómo los fabricantes de glifosato están "comprando la ciencia"
Origen: 
GMWatch
Autor/a: 
Autor
Fecha: 
Jueves, 23 Marzo, 2017

Monsanto y otros fabricantes de glifosato parecen haber manipulado los datos científicos sobre los impactos del glifosato para la salud pública con el fin de mantener esta polémica sustancia en el mercado, según un nuevo informe publicado hoy por Global 2000 (Amigos de la Tierra Austria) con el apoyo de Avaaz, BUND, Campact, CEO, GMWatch, Pesticide Action Network (PAN) Europe, PAN Germany y Umweltinstitut München.

Entre los años 2012 y 2016 estas empresas financiaron una serie de artículos de revisión publicados en artículos científicos. Todos concluían que el glifosato y sus formulaciones comerciales no son perjudiciales para la salud. Este nuevo informe, "Buying Science" (Comprando la ciencia) muestra cómo la metodología científica utilizada en estas revisiones financiadas por el sector agroquímico, que examinaban la carcinogenicidad y genotoxicidad (capacidad de dañar el ADN) tiene defectos fundamentales derivados aparentemente de omisiones bien calculadas y de la introducción de datos irrelevantes, lo que viola las directrices de la OCDE para la realización de estudios de carcinogénesis en roedores. Las revisiones también asignan sistemáticamente un peso mayor a estudios no publicados realizados por la industria que a estudios revisados por pares y publicados en revistas científicas.

A pesar de estos importantes defectos, las autoridades que concluyen que el glifosato no es carcinogénico recurren frecuentemente a los argumentos recogidos en estos artículos financiados por el sector agroquímico. Tanto el Instituto Federal de Evaluación de Riesgos Alemán (BfR) como la Autoridad Europea en Seguridad Alimentaria (EFSA) y la Agencia de Protección Ambiental de EEUU (EPA) han recurrido a estos artículos de revisión.

"Los fabricantes de glifosato han utilizado todas las jugadas de libro para permitir que las autoridades reguladoras de todo el mundo resten importancia a los alarmantes efectos para la salud del glifosato. El hecho de que las agencias hayan aceptado su "asistencia" es como poco escandaloso" dice Helmut Burtscher, uno de los autores del informe.

Por el contrario, la Agencia Internacional para la investigación del Cáncer (IARC) de la Organización Mundial de la Salud, a la hora de evaluar el glifosato. se negó a tener en cuenta los estudios de la industria no publicados y resumidos en revisiones financiadas por el sector, exponiendo que los datos allí presentados resultaban insuficientes y que faltaban detalles importantes. Por lo general la IARC no acepta datos científicos no publicados.

La coautora de este nuevo informe y editora de GMWatch, Claire Robinson, declaró: "La calidad de la argumentación de estas revisiones financiadas por la industria, publicadas a menudo en revistas que en sí mismas están comprometidas por conflictos de interés, son sorprendentemente malas. Las autoridades reguladoras se han contradicho a sí mismas y a los datos científicos repetidamente en un intento de utilizar estas revisiones para exonerar al glifosato de las sospechas de carcinogenicidad."

Las organizaciones que presentan este informe apoyan también la Iniciativa Ciudadana Europea (ICE) para prohibir el glifosato y proteger a las personas y al medio ambiente de los pesticidas tóxicos.

Como parte de sus objetivos, la ICE Stop Glifosato exige que la Comisión Europea "asegure que la evaluación científica de los pesticidas para su aprobación en la UE se base únicamente en estudios publicados, encargados por las autoridades públicas competentes utilizando el dinero de la industria, en lugar de directamente por la industria de los fabricantes de pesticidas."

"Las decisiones sobre el futuro del glifosato deberían basarse en la revisión independiente de los datos por parte de la IARC," afirmó Burtscher.

Los autores del informe "Comprando la Ciencia", Helmut Burtscher, Peter Clausing y Claire Robinson están disponibles para la realización de entrevistas sobre el informe y sobre la Iniciativa Ciudadana Europea.


El informe puede descargarse aquí:
http://www.gmwatch.org/files/Glyphosate_and_cancer_Buying_science_EN_0.pdf


Contacto:

Autores del informe "Comprando la ciencia":
Helmut Burtscher, Bioquímico, Global 2000
helmut.burtscher@global2000.at

Peter Clausing, Toxicólogo, Miembro de la Junta Ejecutiva,
Pesticide Action Network Germany
peter.clausing@pan-germany.org

Claire Robinson, Editora, GMWatch,
claire@clairejr.com

 

Compártelo: