Informe sobre nuevas técnicas de ingeniería genética - Riesgos inherentes y necesidad de regulación

Imagen:
chb1848

Aunque los organismos más famosos obtenidos mediante ingeniería genética son los transgénicos, existen otras técnicas no utilizadas comercialmente hasta ahora y que se engloban con el término NBTs (nuevas técnicas de mejora). La Comisión Europea aún no ha decidido cómo controlará el uso de estas técnicas en agricultura y alimentación, aunque la batalla del lobby agroquímico en Bruselas para conseguir que no se regulen lleva en marcha unos cuantos años. Entre las técnicas que está considerando la CE no se encuentra CRISPR, de desarrollo posterior.

Este informe de Ricarda Steinbrecher analiza las siete técnicas consideradas en la actualidad por la UE, cada una de las cuales presenta sus propios riesgos inherentes. Un elemento clave de muchas de estas técnicas es que, a diferencia de las técnicas utilizadas hasta ahora, permiten controlar el sitio de inserción del gen. Sin embargo, esta precisión no es perfecta - sigue habiendo cambios también en sitios no diana - y, lo que es más importante, sigue suponiendo modificar un sistema cuyas reglas de funcionamiento aún están lejos de conocerse por completo: como señala el informe, precisión no implica predictibilidad.

Ya habíamos recogido reflexiones de Ricarda Steinbrecher sobre este tema en "Los nuevos transgénicos no son transgénicos", y sobre las NBT aquí o aquí.

Podéis consultar el informe original (en inglés) aquí, o la traducción al castellano en nuestra sección de Recursos.

Compártelo: