La Comisión Europea aprueba la fusión de Dow y Dupont

Imagen:
DuPont

El sector global de pesticidas y semillas cada vez está más concentrado en manos de unas pocas empresas (y este es un patrón que se repite también en otros sectores más grandes relacionados con la agricultura). En los últimos años se han propuesto una serie de fusiones que harían que los Seis Grandes que había hasta ahora (Monsanto, Syngenta, Bayer, BASF, Dow y DuPont) se convirtieran en tres gigantes (Bayer-Monsanto, Dow-Dupont y Syngenta-ChemChina, quedando BASF "descolgada"). La organización ETC ha publicado varios trabajos estudiando estas fusiones y sus implicaciones: en nuestra sección de recursos podéis encontrar su informe "Canibalismo corporativo: lo que viene".

Hay muchas razones por las que una alta concentración empresarial puede ser perjudicial para la población: una de ellas, la disminución de la competencia en el mercado, está regulada por los estados mediante las leyes de competencia. Esto hace que, para que estas fusiones puedan seguir adelante, los Estados tengan que aprobarlas.

En el caso de la UE, la Comisión Europea ha evaluado en primer lugar la fusión Dow-Dupont (la primera que se propuso), y ha emitido en estos días su dictamen: la permitirá, siempre que estas empresas vendan una parte de sus áreas de pesticidas (Dow) y productos petroquímicos (DuPont). Sin embargo, no han impuesto ninguna condición en materia de semillas.

Desde Inf'OGM nos llega este análisis sobre la reciente decisión de la Comisión Europea y sus implicaciones.

Título: 
Fusión Dow-DuPont: La Comisión Europea dice sí
Origen: 
Inf'OGM
Fecha: 
Viernes, 31 Marzo, 2017

El 27 de marzo de 2017 la Comisión Europea autorizaba el proyecto de fusión entre las dos empresas estadounidenses Dow Chemical y DuPont, estimando que esto no restringía la competencia en el mercado interior. Para obtener esta autorización las empresas deberán cumplir dos condiciones: DuPont deberá vender una parte de su sector "pesticida" y Dow Chemical una parte significativa de su actividad "petroquímica". Ambas condiciones se han impuesto para mantener la competencia e innovación en estos sectores.

La Comisión temía que el proyecto de fusión, de ser aceptado como estaba, restringiera la competencia por los precios y la diversidad de la oferta en varios de los mercados de pesticidas existentes. Margrethe Vestager, Comisaria encargada de las políticas de competencia, ha enfatizado efectivamente en un comunicado de prensa1 que: "los pesticidas son importantes - para los agricultores, para los consumidores y para el medio ambiente. Necesitamos que exista una competencia real en el sector para permitir que se desarrollen productos cada vez más seguros para la ciudadanía y mejores para el medio ambiente. Con la decisión adoptada hoy evitamos que la fusión entre Dow y DuPont afecte a la competencia y los precios de los pesticidas existentes o a la innovación en la forma de productos más seguros y de mejor calidad para el día de mañana".

En cuestiones de innovación, "la investigación de la Comisión sobre los procesos de innovación de Dow y DuPont ha demostrado que ambas empresas mantienen una competencia frontal en varias áreas de innovación relacionadas con los herbicidas, insecticidas y fungicidas. Tras la fusión ambas partes se verán tentadas a reducir en parte sus esfuerzos en este campo, por los costes que suponen". La Comisión detalla sus temores: "Tan sólo cinco empresas (BASF, Bayer, Syngenta y las partes implicadas en esta fusión) están activas a escala mundial, especialmente en cuanto a procesos de I+D que van desde el descubrimiento de nuevos principios activos (moléculas que producen el efecto biológico deseado), su desarrollo y registro reglamentario, hasta la fabricación y venta de los productos formulados finalesa través de canales de distribución nacionales".

Para entender mejor qué interés tienen los pesticidas para los consumidores y el medio ambiente cabría preguntarse... ¿cómo puede la competencia mejorar la seguridad del producto si esta última no se evalúa correctamente? ¿Cómo pueden escoger los agricultores si no tienen información detallada y precisa sobre los efectos perjudiciales de un pesticida? Confiar la cuestión de la seguridad a la ley del libre mercado parece una apuesta arriesgada.

En este caso, ambas empresas se comprometerían con la Comisión Europea a vender la práctica totalidad de la actividad I+D de DuPont en herbicidas, insecticidas y fungicidas. Quien comprase esta actividad podría entonces "asegurar que continúe la presión competitiva ejercida hasta ahora por DuPont en estos mercados y continuar innovando".

Ninguna restricción en materia de semillas

Por el contrario, la Comisión no ha impuesto cambios a ninguna de las empresas en el área de las semillas, a pesar de sus temores "preliminares". La Comisión Europea temía en efecto en agosto de 20162 que "las empresas se vuelvan menos propensas a conceder licencias referentes a estas tecnologías a la competencia, o hagan más difícil el desarrollo de las tecnologías de la competencia" en el área de los nuevos OMG (con esto se refieren a la edición génica) que podrían "permitir acelerar significativamente la selección de nuevas variedades de semillas". La Comisión Europea señalaba asimismo el año pasado que la empresa nacida de esta fusión "ocuparía una de las primeras posiciones en el mercado mundial de semilla, convirtiéndose así en la mayor empresa integrada del sector". Sin embargo, finalmente ha concluido que la fusión no dificultará "el acceso de la competencia a los distribuidores de productos fitosanitarios y semillas".

Este no es el único proyecto de fusión del sector agroquímico, existen otras dos fusiones a la espera del acuerdo de la Comisión Europea: Monsanto-Bayer3 y Syngenta-Chemchina4.

Doscientas organizaciones europeas han pedido a la Comisión Europea, en una carta abierta conjunta, que "pongan fin a los planes de fusión" previstos en materia agrícola. Añaden que si llegan a materializarse estas tres fusiones, "tres empresas controlarían el 60% del mercado de semillas y el 70% del mercado de pesticidas".

Inf'OGM recuerda que a nivel mundial a día de hoy sólo el 32,5%5 de los campesinos utilizan semillas certificadas, lo que significa que la producción e intercambio de semillas campesinas sigue siendo mayoritaria. Sin embargo en Europa las semillas campesinas son muy poco utilizadas, especialmente con los candados jurídicos implementados para limitar su uso e intercambio. Por tanto, la concentración en este sector hará aún más frágiles las posibilidades de los agricultores y transformadores de exigir a estas empresas que trabajen con ciertas variedades. Y las empresas, por el contrario, tendrán más facilidad para imponer sus semillas debido a la ausencia de competencia. Y si deciden no poner en el mercado más que semillas obtenidas mediante las nuevas técnicas de modificación genética... a las que, sobre todo, no quieren llamar "nuevos OMG", los agricultores tendrán cada vez más difícil encontrar alternativas no modificadas genéticamente.

  • 1. Comunicado de prensa 27 de marzo de 2017 (en francés, disponible en inglés y alemán): http://europa.eu/rapid/press-release_IP-17-772_fr.htm
  • 2. Comunicado de prensa del 11 de agosto de 2016 (en francés, disponible en inglés y alemán): http://europa.eu/rapid/press-release_IP-16-2784_fr.htm
  • 3. Inf'OGM, « Monsanto - Bayer : généalogie d’un monstre », Christophe NOISETTE, 17 de noviembre de 2016
  • 4. Inf'OGM, « Syngenta - ChemChina : 38 milliards d’euros », Christophe NOISETTE, 12 de septiembre de 2016
  • 5. Según la ONG Grain

Compártelo: