La EFSA propone para los estudios sobre glifosato una "sala secreta" como la del TTIP

Imagen:
Kubi

La controversia entre el IARC (dependiente de la OMS) y la EFSA (Autoridad Europea sobre Seguridad Alimentaria) respecto a la carcinogenicidad del glifosato lleva activa varios meses, coincidiendo de lleno con su proceso de reaprobación.

La EFSA, acusada de mantener "puertas giratorias" con las empresas agroquímicas y biotecnológicas, afirma que los estudios que ha consultado le permiten concluir que el glifosato no es carcinogénico, pero estos estudios están protegidos por secreto comercial y no pueden ser consultados por los miembros del IARC, por la comunidad científica ni por la población general.

Algunos miembros del Parlamento Europeo han enviado solicitudes de acceso a la información para poder consultar estos documentos; la solución que la EFSA ha propuesto es la de una "sala de lectura segura", en la que sólo unas pocas personas pueden entrar y consultar los documentos, y que están sometidas a cláusulas de confidencialidad sobre los datos obtenidos.

Tal y como señala la nota de prensa que reproducimos al pie, este tipo de propuestas sientan un peligroso precedente de secretismo y falta de transparencia respecto a temas relevantes para la protección de la salud y el medio ambiente, impiden el avance de la regulación y restringen los derechos de la ciudadanía en favor de los de las grandes empresas.

La razón principal por la que se niega esta información es porque no se percibe un "interés general" en obtenerla, por lo que el grupo Greens/EFA solicitan apoyos para su petición. Firma aquí para mostrar tu apoyo y demostrar que este interés general existe.

Título: 
La Autoridad en Seguridad Alimentaria de la UE propone una "sala de lectura segura" para acceder a los polémicos estudios sobre el glifosato
Origen: 
Greens/EFA
Autor/a: 
Pam Bartlett Quintanilla
Fecha: 
Miércoles, 1 Junio, 2016

La Autoridad en Seguridad Alimentaria de la UE, encargada de decidir si se reaprueba o no el glifosato - un herbicida utilizado, por ejemplo, en los productos Roundup de Monsanto - ha respondido a una solicitud amparada por la libertad de acceso a la información realizada por cuatro europarlamentarios del grupo Greens/EFA, proponiendo que se pueda acceder a los controvertidos estudios mediante una "sala de lectura" segura, como la que se está utilizando ya para acceder a documentos relacionados con el TTIP y los paraísos fiscales.

La diferencia en este caso es que la propuesta de la sala de lectura ha surgido a raíz de una solicitud de acceso público a la documentación, lo que no deja claro si la entrada a la sala de lectura le sería permitida únicamente a los cuatro europarlamentarios en cuestión o al público europeo en general, tal y como dicta la legislación sobre acceso público a los documentos.

El grupo Greens/EFA quiere mostrar su preocupación, dado que esta solución de la "sala de lectura" para documentos confidenciales crea un peligroso precedente que podría aplicarse incluso a documentos cruciales para determinar la independencia e idoneidad de la toma de decisiones de la EFSA y el proceso de aprobación de productos/sustancias químicas. La europarlamentaria Heidi Hautala, que ha luchado en varios casos de acceso a la documentación ante el Tribunal Europeo de Justicia, señaló que "esta cultura de transparencia radicalmente limitada, por la cual los europarlamentarios sólo pueden entrar en una sala secreta sin sus teléfonos, portátiles y a veces incluso sin papel y bolígrafo sólo debería aplicarse en casos extremos, y no como respuesta a solicitudes de acceso público a la información".

Los estudios en los que la EFSA ha basado su controvertida decisión de que el glifosato "no es carcinogénico", que contradecía la evaluación de la OMS de que es "probablemente carcinogénico" se han mantenido ocultos hasta la fecha. Los europarlamentarios solicitaron los 182 estudios en los que se basaba la evaluación de la EFSA, y la respuesta recibida hasta ahora (pasada la fecha límite) establece que 100 de estos estudios ya son públicos, y 82 no lo son. Los europarlamentarios recibieron una lista de los estudios y sus autores, pero no una copia de los estudios en sí.

Además, la EFSA ha alegado que les llevará mucho tiempo procesar la solicitud, y que aunque esta no es una respuesta definitiva, ya han afirmado que no ven un interés público de primer orden en obtener estos estudios - citando la necesidad de proteger los "intereses comerciales" de las empresas privadas que financiaron y trabajaron en estos estudios como un factor primordial. También señalan que deberán consultar a cada una de las empresas implicadas.

¿Cómo puedes ayudar?

  • Para unirte a la petición y recibir actualizaciones automáticas sobre la correspondencia entre la EFSA y el grupo Greens/EFA, haz clic aquí y crea una cuenta en AsktheEU.org

  • Para mostrar tu apoyo a la petición pero sin recibir actualizaciones sobre ella, haz clic aquí, pero no crees la cuenta.

  • Para apoyar la iniciativa, envía un tweet sobre esta solicitud, o compártela en Facebook - ¡si mostramos que la gente tiene interés en esta información nos será más fácil conseguirla!

Compártelo: