La EFSA y las puertas giratorias

Imagen:
Vincent Diamante

La EFSA (Agencia Europea de Seguridad Alimentaria) es la autoridad encargada de evaluar los informes enviados por las empresas para autorizar la comercialización de nuevos productos transgénicos. Su independencia de estas empresas resulta de vital importancia, especialmente teniendo en cuenta que una parte importante de los datos a evaluar no serán publicados y no podrán ser cotejados por otros científicos.

Sin embargo, la EFSA ha tenido en el pasado problemas por la estrecha relación de algunos de los miembros del comité de OMG con las empresas biotecnológicas, especialmente a través de la organización denominada ILSI. Fue la relación con ILSI la que llevó a que, hace unos años, se endurecieran las normas de declaración de conflicto de intereses (después de que incluso el Parlamento Europeo se negase a renovar su financiación).

En esta ocasión, la organización Testbiotech denuncia que la que será la nueva directora de comunicaciones de la EFSA forma parte en la actualidad de un importante lobby alimentario británico, la Food and Drink Federation. A continuación reproducimos una traducción de la nota de prensa que han publicado a este respecto.

Título: 
Nuevos conflictos de interés en la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA)
Origen: 
TestBiotech
Autor/a: 
Autor
Fecha: 
Lunes, 21 Marzo, 2016

En una carta a la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), Testbiotech insta a su director ejecutivo Bernard Url a tomar medidas que salvaguarden la independencia de la EFSA y restituyan su credibilidad. El motivo ha sido el nombramiento en enero de Barbara Gallani como directora de comunicaciones de la EFSA. La Sra Gallani trabaja en la actualidad como científico jefe en el grupo de lobby de la industria británica Food and Drink Federation, y tomará posesión del cargo en la EFSA sin un período intermedio. La comunicación de riesgos es una de las tareas más importantes de la EFSA.

Este caso se parece enormemente a casos previos de puertas giratorias en la EFSA: por ejemplo, en 2009, Testbiotech descubrió que Suzy Renckens, directora de la unidad de OMG de la EFSA, había pasado directamente a trabajar para una empresa productora de OMG. Este caso de mala gestión fue criticado tanto por el Defensor del Pueblo de la UE como por el Parlamento Europeo.

"Parece que las puertas giratorias con la industria se están convirtiendo en la entrada principal a los niveles superiores de la EFSA. A juzgar por los acontecimientos recientes, el caso de Barbara Gallani es tan sólo un síntoma de una situación generalizada en la EFSA. La agencia sigue sin estar preparada para proteger adecuadamente su independencia y credibilidad," declaró Cristoph Then, de Testbiotech.

La investigación reciente de Testbiotech muestra que al menos cuatro expertos de la EFSA involucrados en la evaluación de riesgos de los organismos modificados genéticamente juegan un papel activo en organizaciones conocidas por su estrecha relación con la industria biotecnológica. Además, un experto del Instituto Federal Alemán de Evaluación de Riesgos (BfR), que también colabora activamente con la EFSA, omitió su relación con el Instituto Internacional de las Ciencias de la Vida (ILSI).

Bernhard Url fue nombrado director ejecutivo de la EFSA en 2014. Entró en el cargo en un momento en el que ya había habido casos serios de conflictos de interés en la agencia. El más notorio fue, en 2012, el de la directora de la Junta Directiva de la EFSA, Diána Bánáti, quien se vio obligada a dimitir al estar ocupando de forma paralela un puesto importante en el Instituto Internacional de las Ciencias de la Vida (ILSI). En aquel momento, la EFSA reforzó sus normas para asegurar la independencia, incluyendo las obligaciones descritas en las normas de declaración de intereses, para aumentar la transparencia respecto a intereses relevantes en conflicto. A partir de entonces, las actividades paralelas de los expertos en instituciones como el ILSI se consideraron un conflicto de interés y, por tanto, inaceptables para la EFSA. Muchos creímos que aumentar estos estándares de independencia suponía un paso en la dirección correcta, pero poco después se nombró a Url, que declaró ante los medios que no veía la necesidad de seguir aumentando estos estándares.

Contacto: 

Christoph Then, Tel +49 (0) 151 54638040, info@testbiotech.org

Compártelo: