Monsanto denuncia a California por tratar de incluir el glifosato en su lista de productos cancerígenos

Imagen:
Adrian Kenyon

Después de que en marzo de 2015 la IARC, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer de la OMS, incluyera el glifosato en su lista de "probables carcinógenos", muchas agencias reguladoras han considerado restringirlo o prohibirlo. En el caso del estado de California, existe una lista en la que se incluyen los productos cancerígenos, y que no implica la prohibición de su utilización, sino ciertas modificaciones en el etiquetado. Al querer incluirlo en esta lista, han sido denunciados por Monsanto.

Título: 
Monsanto denuncia para conseguir que California mantenga el glifosato fuera de su lista de carcinógenos
Origen: 
Reuters
Autor/a: 
Karl Plume
Fecha: 
Jueves, 21 Enero, 2016

La empresa Monsanto ha avanzado en su defensa del famoso herbicida el pasado jueves, al denunciar al estado de California para así evitar que el glifosato, el principal ingrediente de su herbicida Roundup, sea añadido a la lista estatal de sustancias cancerígenas.

La empresa agroquímica y semillera ha denunciado concretamente a la Oficina Estatal de Evaluación de Daños Ambientales para la Salud (OEHHA) y a la actual directora de la agencia, Lauren Zeise, ante el tribunal estatal de California, según la denuncia consultada por Reuters.

La ley de California establece que el estado debe tener una lista de productos químicos cancerígenos para informar a los residentes de sus riesgos.

El pasado septiembre, el OEHHA declaró su intención de añadir el glifosato a la lista, después de que la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer de la Organización Mundial de la Salud (IARC) lo clasificase como probable sustancia carcinogénica el pasado mes de marzo.

Monsanto ha rebatido esta evaluación, citando décadas de estudios que consideran el glifosato como seguro, incluyendo un estudio de la OEHHA en 2007 que concluía que era poco probable que el producto causase cáncer.

"La clasificación de la IARC del glifosato no es coherente con los datos de los organismos reguladores de Estados Unidos y el mundo entero, y no constituye una base sólida para ningún tipo de acción reguladora," dijo Phil Miller, el vicepresidente de asuntos regulatorios de Monsanto.

La demanda de Monsanto argumenta que incluir el glifosato en la lista de la Proposición 65, como se conoce a la ley estatal, basándose en la clasificación de la IARC, otorga autoridad regulatoria a un "organismo no electo, no democrático, no sujeto a responsabilidad, y extranjero" que no está sujeto a la vigilancia de ninguna entidad estatal o federal.

Monsanto alega que la falta de vigilancia viola el derecho de la empresa a un procedimiento justo bajo la ley de EEUU y California.

La inclusión en la lista también supondría que Monsanto y otros que ofrecieran productos que contuvieran glifosato tuvieran que incluir una "advertencia clara y razonable" para los consumidores de que se sabe que el producto provoca cáncer, lo que dañaría la reputación de Monsanto y violaría sus derechos según la Primera Enmienda, dijo la empresa.

La OEHHA no ha hecho comentarios, dado que aún no habían visto la denuncia.

El caso es Monsanto Company v. Office of Environmental Health Hazard Assessment, et al, caso número 16-CECG-00183 del Tribunal Superior del Estado de California, Condado de Fresno.

Agricultores de todo el mundo utilizan Roundup, que generó unos beneficios de 4.800 millones de dólares para Monsanto en el año fiscal de 2015. Las semillas modificadas genéticamente diseñadas para tolerar el glifosato son tremendamente populares entre los productores de maíz y soja.

Pero las dudas de ecologistas y otros críticos sobre la seguridad de este herbicida han perseguido a Monsanto durante años.

Desde la clasificación de la IARC el año pasado, Monsanto ha sido demandado en numerosas ocasiones acusando a la empresa de conocer los peligros del glifosato durante décadas.

Compártelo: