Monsanto despedirá a 3.600 trabajadores antes de 2018, debido a las pérdidas sufridas

Imagen:
Thierry Ehrmann

Debido a la obtención de unas ganancias menores de lo esperado en los últimos meses, la empresa multinacional Monsanto, una de las grandes empresas productoras de semilla modificada genéticamente a nivel mundial, ha anunciado un nuevo plan de recortes que, entre otras medidas, incluye el despido de 3.600 trabajadores. Esta cifra añade otros 1.000 despidos más a los que la empresa ya había anunciado unos meses atrás.

Título: 
Monsanto recortará más puestos de trabajo, al caer las ventas en maíz y productos químicos
Origen: 
Reuters
Autor/a: 
P.J. Huffstutter
Tom Polansek
Amrutha Gayathri
Don Sebastian
Tom Brown
Fecha: 
Miércoles, 6 Enero, 2016

La multinacional Monsanto ha declarado que, debido a los problemas que sufre recientemente la economía agrícola, sus ganancias en 2016 coincidirán con el peor de los escenarios que habían previsto, mientras que su estrategia de disminución de costes hará que tengan que efectuar nuevos despidos.

Los bajos precios de las materias primas deberían conducir a una mayor consolidación en el sector agrícola, señaló el Presidente Ejecutivo Hugh Grant un mes después de que sus rivales Dow Chemical Co y DuPont decidieran fusionarse.

Sin embargo, los intentos recientes de Monsanto de volver a negociar la posible compra de Syngenta se han visto frustrados, dado que la empresa agroquímica suiza rechazó el año pasado una oferta de 45.000 millones de dólares, según Grant.

Durante el informe de ganancias y pérdidas del pasado miércoles, Grant comunicó a sus analistas que los ejecutivos de Monsanto siguen considerando que se encuentran en "un momento significativo" para la integración entre las dos empresas, y dado que las condiciones del mercado son ahora más duras la necesidad de identificar cómo podría materializarse esa oportunidad es mayor que nunca.

"No ha habido grandes progresos en ese frente", dijo Grant.

Los inversores y analistas de Wall Street se han estado preguntando qué haría Monsanto para potenciar su catálogo de agroquímicos - especialmente después de que abandonara en agosto su intento de comprar Syngenta.

Pero los problemas con las divisas, los bajos precios de las materias primas y el que los agricultores se aferren cada vez más a la cartera han contribuido a crear unas condiciones de mercado especialmente duras para la empresa de St. Louis.

El exceso global de producción de maíz y soja ha hecho que los precios se mantengan bajos durante el tercer año consecutivo, mientras que la presión de los inversores y el deseo de reforzar los beneficios - y el catálogo de productos - ha llevado a las principales empresas agrícolas del mundo a tener que negociar acuerdos.

A finales del año pasado, DuPont y Dow Chemical anunciaron una fusión total valorada en 130.000 millones de dólares.

Monsanto espera mantener sus contratos de licencia con la nueva empresa, dijo Grant.

"Esperamos que la consolidación del sector continúe, y así debería ser", declaró.

Menor de lo que se esperaba

Las acciones bajaron un 2,1%, mientras que el índice Nasdaq cayó un 0,9%.

En el trimestre que terminó el 30 de noviembre, las ventas de dos de las principales fuentes de ingresos de Monsanto disminuyeron. Las ventas de semilla de maíz híbrida y transgénica cayeron casi un 20 por ciento respecto al año pasado, hasta los 745 millones de dólares.

Las ventas en el departamento de "aumento de la productividad agrícola" de la empresa, que incluye su herbicida Roundup, cayeron un 34 por ciento hasta los 820 millones de dólares.

Monsanto registró unas pérdidas trimestrales menores de lo esperado el pasado miércoles, gracias en parte al aumento de las ventas de soja en Brasil y al crecimiento de la demanda de las nuevas semillas de soja y nuevas líneas de producto de la empresa.

En octubre, Monsanto anunció que recortaría 2.600 puestos de trabajo en todo el mundo, como parte de una estrategia de reestructuración destinada a recortar costes, que también incluye la consolidación de algunos centros de negocios e investigación y la salida del mercado de caña azucarera.

La empresa anunció el pasado miércoles sus nuevos planes de recortar un total de 3.600 puestos de trabajo, lo que supone en torno al 16% de su plantilla total, para el año 2018, y espera obtener de 1.100 a 1.200 millones de dólares gracias a esta reestructuración, una cifra que había estimado previamente en unos 850-900 millones de dólares.

La empresa también declaró que espera que sus ganancias hasta el 31 de agosto de 2016 se mantengan en la mitad más baja de la horquilla de 5.10 a 5.60 dólares, en parte debido a la debilidad de la divisa en Argentina.

Las pérdidas netas de la empresa fueron de 253 millones de dólares, o 56 céntimos por acción, en el primer trimestre que terminaba el 30 de noviembre, en comparación con el beneficio de 243 millones de dólares, o 50 céntimos por acción, que había tenido un año antes.

Sobre una base ajustada, las pérdidas de Monsanto fueron de 11 céntimos por acción.

La media de pérdidas esperadas por los analistas había sido de 23 céntimos, según Thomson Reuters I/B/E/S.

Las ventas totales de Monsanto cayeron un 22,7%, hasta los 2.220 millones de dólares.

Compártelo: