ONGs presentan objeciones a ensayos en campo abierto de cultivos transgénicos en Reino Unido

Imagen:
The Giant Vermin

Dos centros de investigación británicos han solicitado autorización para realizar ensayos en campo abierto con un tipo de patata transgénica (tolerante al tizón tardío) y una camelina, también transgénica, modificada para producir ácidos grasos omega 3 (para servir como suplemento nutricional en las piscifactorías).

Sin embargo, la resistencia al tizón de esta patata es muy inferior a la de variedades que ya están en el mercado (la resistencia se califica del 1 al 9, habiendo en el mercado un buen número de variedades por encima del 7, y esta tiene una resistencia de 4-5); en cuanto a la camelina, no puede descartarse que el gen se transfiera a variedades silvestres muy extendidas por todo el país, lo que podría afectar a las especies que se alimenten de ellas (a las que, por ejemplo, pudiera dejar de resultarles palatable por su perfil lipídico): por el tipo de cultivo, su producción en un entorno confinado, como por ejemplo un invernadero cerrado, resultaría mucho más ventajosa y eliminaría estos riesgos.

Estas y otras objeciones son las que ha presentado una coalición de ONGs británicas, cuyo comunicado reproducimos a continuación. El enlace a los documentos completos se encuentra al final del comunicado. Para quienes comprendan el inglés, merece la pena leerlos.

Título: 
ONGs presentan objeciones a ensayos en campo abierto de cultivos transgénicos en Reino Unido
Origen: 
Beyond GM
Autor/a: 
Pat Thomas
Fecha: 
Lunes, 21 Marzo, 2016

Una coalicion de agricultores, cientificos, activistas y organizaciones benéficas se ha unido para instar al gobierno a que detenga el cultivo de dos cultivos modificados genéticamente (MG) en Reino Unido esta primavera: uno de ellos es una patata, y el otro una planta modificada para producir grasas propias del pescado.

Como argumentación para su oposición a los ensayos a campo abierto en el Laboratorio de Sainsbury en Norwich (patatas resistentes al tizón tardío) en el Centro de Investigación Rothamsted en Hertfordshire (camelina que produce ácidos grasos omega-3) la coalición ha enviado a Defra datos que demuestran que los riesgos de estos ensayos no se ven justificado por ninguno de los posibles beneficios.

Sus reticencias incluyen:

Resistencia a antibióticos.

Algunos de los tipos de patata con los que se pretende experimentar incluyen un gen marcador de resistencia a antibióticos que podría transferirse a bacterias patógenas.

Contaminación y cruzamiento con especies silvestres emparentadas.

El polen y las semillas pueden escapar de los sitios de ensayo y, como sabe cualquiera que tenga huerta, las patatas transgénicas podrían sobrevivir en el suelo muchos años después de la cosecha.

Efectos inesperados del proceso de ingeniería genética.

Las alteraciones en el ADN pueden influir en la expresión de otros genes, y ninguno de los solicitantes ha analizado los posibles efectos ambientales o para la seguridad alimentaria que podrían provocar sus plantas MG.

Liz O'Neill, directora del grupo paraguas GM Freeze, quien ha coordinado la presentación de estas objeciones, cuestiona también los supuestos beneficios de los cultivos que pretenden crear estos ensayos.

"Sabes que los transgénicos realmente están en las últimas cuando lo mejor que pueden ofrecer es una patata con un nivel de protección contra el tizón muchísimo más básico que el que ya ofrecen las variedades no transgénicas existentes.

Es más, estas variedades convencionales ya están en el mercado, sin necesitar los impuestos pagados por los contribuyentes que sí que han ido a estos proyectos.

"Los datos sobre el impacto para la salud de los omega-3 no están muy claros, y la idea de que cultivarlos en parcelas agrícolas de primera calidad hará que la industria piscícola sea sostenible no se sostiene.

"Los transgénicos son uno de las tres principales preocupaciones respecto a la seguridad alimentaria en Reino Unido. La gente no los quiere y ya es hora de que se inviertan los fondos públicos en proyectos que resuelvan problemas reales, como el desperdicio de alimentos y la mala comprensión a la hora de elegir una dieta equilibrada."

Pat Thomas, director de Beyond GM, comenta: "Cuando se hace publicidad de estos ensayos se dice que están enfocados al "bien común".

Sin embargo, esta narrativa resulta bastante engañosa, y distrae nuestra atención del hecho de que, en el mejor de los casos, cultivos transgénicos como esta patata resultan innecesarios, dado que ya existen variedades obtenidas de forma convencional más resilientes y resistentes al tizón.

En el peor de los casos, como el de la camelina MG, producida para utilizar como alimento en las piscifactorías, se utilizan para apoyar y perpetuar algunas de las prácticas agrícolas más sucias e insostenibles que te puedes encontrar.

Después de más de 20 años ya sabemos que los transgénicos no son magia. De hecho, son el peor tipo de abracadabra, el que nos distrae de acciones más importantes que podrían llevarnos hacia una agricultura y una alimentación agroecológicas y sostenibles."

La coalición de ONGs que ha enviado los dos documentos de objeciones está formada por GM Freeze, Beyond GM, GM Watch, GeneWatch UK, GM Free Cymru, Soil Association, Organic Research Center, Organic Growers Alliance, EcoNexus, Mums Say No to GMOs, GM Free Dorset, Unicorn Grocery Ltd, Action Against Allergy, Amigos de la Tierra Sevenoaks, Find Your Feet, the Springhead Trust, White Home Farm, Whole Organic Plus, ACE Energy, Shepton Farms Ltd y Amigos de la Tierra South Gloucester.

Las objeciones a la patata MG se pueden leer aquí (en inglés).

Las objeciones a la camelina MG se pueden leer aquí (en inglés).

Compártelo: