Patata transgénica rechazada en Sudáfrica

Imagen:
Jamonation

"Nos oponemos firmemente a que las empresas multinacionales utilicen la imagen de la población pobre y hambrienta procedente de nuestros países para promover una tecnología que no es ni segura, ni respetuosa con el medio ambiente, ni económicamente beneficiosa para nosotros. No creemos que estas empresas o tecnologías génicas vayan a ayudar a nuestros agricultores a producir los alimentos necesarios en el siglo XXI. Por el contrario, creemos que destruirá la diversidad, el conocimiento local y los sistemas agrícolas sostenibles que nuestros productores han desarrollado durante milenios, y que esto destruirá nuestra capacidad para producir nuestros propios alimentos."

- Manifiesto firmado por delegados de 18 países africanos dirigido a la FAO, 19981

Sudáfrica fue uno de los primeros países en adoptar los transgénicos, pero los resultados obtenidos no tuvieron nada que ver con las promesas que se les habían hecho. Recientemente, el gobierno sudafricano recibió una solicitud para la aprobación de una patata insecticida contra la polilla del tubérculo de la patata, que rechazó alegando una larga lista de riesgos sanitarios, ambientales y socioeconómicos. El Agricultural Research Council apeló esta decisión, y su solicitud ha sido ahora definitivamente rechazada.

  • 1. Paul H, Steinbrecher R. Hungry Corporations: Transnational biotech companies colonise the food chain. En: London, UK: Zed Books; 2003:3.
Título: 
El Comité de Apelación rechaza patata transgénica en Sudáfrica
Origen: 
African Centre for Biodiversity
Autor/a: 
African Centre for Biodiversity
Fecha: 
Miércoles, 16 Septiembre, 2015

El African Centre for Biodiversity (ACB) celebra la reciente decisión tomada por el Ministerio de Agricultura, Recursos Hídricos y Pesqueros y el Comité de Apelación rechazando la comercialización de un tipo de patata modificada genéticamente en Sudáfrica.

El ACB, con el apoyo del pueblo sudafricano, ha presionado fuertemente durante varios años contra el intento del Agricultural Research Council (ARC) de traer un tipo de patata transgénica, también conocido como "SpuntaG2" al mercado sudafricano. Esta patata estaba modificada genéticamente para producir una toxina contra la polilla del tubérculo de la patata. El ACB siempre ha alegado que esta patata transgénica planteaba riesgos inaceptables para la salud humana y animal, el medio ambiente y la comunidad agrícola. Los reguladores en materia de OMG en Sudáfrica, el Consejo Ejecutivo sobre OMG, estuvieron de acuerdo y rechazaron la solicitud de ARC en 2009, citando una larga lista de problemas de bioseguridad, sanitarios y socioeconómicos. La ARC apeló, y ahora han perdido definitivamente.

La Directora Ejecutiva de ACB, Mariam Mayet, dijo, "hemos esperado muchos años a esta decisión, y nos complace enormemente que no se vaya a cargar a los pequeños agricultores con una tecnología arriesgada y que nadie quiere". La investigación de la patata "SpuntaG2" fue financiada por la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID) en colaboración con la Universidad Estatal de Michigan (MSU) y ARC. Fue publicitada como una solución adaptada localmente a los desafíos enfrentados por los pequeños productores de patata. Sin embargo, estos productores declararon que la polilla del tubérculo de la patata no era una prioridad en sus sistemas de producción. Los estudios preliminares llevados a cabo como parte del propio proyecto habían hallado que la ingeniería genética no supondría ningún beneficio ni para los pequeños agricultores ni para los grandes, ya que era más bien una "solución en busca de un problema". El Consejo Ejecutivo declaró en su decisión que los pequeños productores se enfrentaban a problemas mucho más acuciantes, como el acceso al agua o la disponibilidad de la semilla.

Sudáfrica fue uno de los primeros países en adoptar los cultivos transgénicos, comercializando algodón, maíz y soja transgénicos hace más de una década. Sin embargo, los resultados que se habían prometido, como reducir el hambre y disminuir el uso de agroquímicos, no se han materializado. El Estudio sobre Salud y Nutrición Nacional de Sudáfrica (SANHANES) publicado por el Consejo Investigador de Ciencias Humanas (HSRC) en 2013 hallaba que uno de cada cuatro sudafricanos se va con hambre a la cama todas las noches. Por otra parte, la llegada de los cultivos transgénicos a Sudáfrica ha aumentado dramáticamente el uso del glifosato - un herbicida categorizado recientemente como "probablemente carcinogénico" por la Agencia Internacional de Investigación en Cáncer (IARC) de la Organización Mundial de la Salud.

Compártelo: