Respuestas al estudio que observa diferencias en el maíz transgénico NK603

Imagen:
Tie the Ribbons

Ayer informábamos de un nuevo estudio científico, publicado la semana pasada, que observaba diferencias en el proteoma y el metaboloma del maíz transgénico NK603 en comparación con su equivalente no transgénico, entre ellas la diferencia en los niveles de algunas sustancias potencialmente dañinas para la salud. Como siempre que se publica algún artículo importante que cuestiona la seguridad de los cultivos transgénicos, la respuesta ha sido rápida.

El Science Media Centre (SMC), una plataforma británica de divulgación científica (más información sobre su financiación aquí) recopiló rápidamente críticas de varios científicos a la metodología del estudio, publicándolas en su página. Sin embargo, cuando los autores solicitaron que publicasen sus respuestas a esas críticas, el SMC respondió que "No podían publicarlas", porque "terminaríamos siendo una plataforma de debate para científicos, y eso no eslo que somos". Con esto negaban efectivamente el derecho de réplica a los autores, dinamitando cualquier posible avance en el debate y subsiguientes mejoras o correcciones.

GMWatch ha accedido a publicar las réplicas de los autores del estudio, cuya traducción reproducimos a continuación junto con las críticas iniciales publicadas en SMC.

Título: 
El Dr Michael Antoniou y el Dr Robin Mesnage responden a la "Reacción de los expertos al análisis multiómico del maíz transgénico NK603 publicado en Scientific Reports"* - citas recogidas por el Science Media Centre
Origen: 
GMWatch
Autor/a: 
Autor
Fecha: 
Miércoles, 21 Diciembre, 2016

Dr Dan McLean, Director de Bioinformática del Sainsbury Laboratory:

"Un problema importante de este análisis es que los materiales se han recogido en condiciones potencialmente bastante diferentes. Distintas partes de la misma explotación, posiblemente distintas composiciones químicas del suelo, distintos contenidos hídricos, distinta elevación, exposición y temperatura. En condiciones estrictas de laboratorio el metaboloma y proteoma son muy variables, y las estadísticas aquí presentadas ni se acercan a controlar estos factores.
 
"Hay una gran cantidad de cosas que podrían estar afectando a la expresión y niveles de todo lo que hay en esas plantas, y no se presentan análisis exploratorios ni de control estadístico. El artículo va directamente a "todo es igual, vamos a hacer experimentos" y luego utiliza experimentos de poca potencia. Se necesita un modelado estadístico de las variables mucho mejor para que los investigadores puedan asociar definitivamente cualquier cambio en el proteoma o el metaboloma a cualquiera de las variables experimentales que supuestamente están analizando.
 
"Esto supone que las decisiones sobre las rutas metabólicas que están cambiando sean muy discutibles. No puede llegarse a ninguna conclusión clara, desde luego no basándose en el valor-p. Por tanto todos los análisis que parten de ahí no pueden mostrar ningún patrón claro debido al ruido considerable en la lista de cosas que están cambiando."

Respuesta del Dr. Michael Antoniou y el Dr. Robin Mesnage:

Dan MacLean afirma que las diferencias observadas entre el cultivo transgénico y no transgénico podrían deberse a las distintas condiciones de cultivo. Sin embargo, esto sugiere que no ha leído el artículo con suficiente detalle, dado que en la sección de Materiales y Métodos explicamos que se ha prestado atención a todos estos factores, minimizando la posibilidad de que contribuyan significativamente a los cambios observados en el cultivo transgénico. El tipo de suelo es el mismo en todas las zonas de cultivo, como demuestra el análisis de suelo incluido en los datos online suplementarios (Additional File 1). Las parcelas en las que se cultivaron los distintos cultivos no estaban lo suficientemente separadas para presentar diferencias significativas en cuanto a elevación, contenido en agua, exposición o temperatura.

También minimizamos la posibilidad de que las diferencias se deban a distintas temporadas de cultivo. Como mencionamos en el artículo, "los cambios observados al comparar el maíz NK603 pulverizado con Roundup, el maíz NK603 no tratado y el control isogénico presentan una alta correlación entre las dos cosechas, realizadas durante dos temporadas de cultivo diferentes".

Sin embargo, aunque nuestro diseño experimental tiene en cuenta el efecto de la temporada de cultivo, se necesitarían más experimentos en distintas condiciones ambientales para determinar el rango completo de efectos del proceso de transformación ligado a la modificación genética en este tipo de maíz.
 
Dan MacLean no está de acuerdo con los métodos de análisis estadístico utilizados. Sin embargo, estos métodos se han utilizado durante décadas para determinar si las diferencias observadas en investigaciones biomédicas son significativas o no. Está ampliamente reconocido que pueden cometerse errores al utilizar estadísticas que no tienen suficiente potencia en un estudio que mide múltiples variables, y es por esto que ajustamos los valores-p utilizando el procedimiento de testeo múltiple de Benjamini-Hochberg en un alto número de comparaciones.

La investigación que hemos llevado a cabo utilizando estos métodos establecidos de análisis molecular y estadístico fundamenta de forma sólida las diferencias biológicas entre el maíz transgénico y su homólogo no transgénico, centrándose en 1) las rutas bioquímicas afectadas en la planta, 2) los dos cultivos de maíz y 3) estudios publicados con anterioridad. Los resultados de estos análisis presentan una alta consistencia y robustez.

No queda claro a qué "variables experimentales que supuestamente se están analizando" se refiere Dan MacLean, porque de hecho sólo se está analizando una variable experimental - el efecto del proceso de modificación genética en este tipo de maíz.

Nuestro experimento ha establecido las diferencias biológicas entre los tipos de maíz transgénico y no transgénico analizados, entre ellas niveles elevados de dos poliaminas potencialmente tóxicas (putrescina y cadaverina) en el maíz transgénico. Sin embargo, los efectos toxicológicos en el consumidor quedan fuera del propósito de este estudio, como se afirma en el artículo.


Dr Joe Perry, antiguo Director del Comité sobre OMG de la Autoridad Europea en Seguridad Alimentaria (EFSA):

"A diferencia del análisis de composición que se hace en todas las solicitudes y que recoge la EFSA, que implica ensayos de campo adecuadamente replicados, este estudio parece haber sido con parcelas únicas y sin replicar.

"Por tanto no es posible afirmar con certeza que las diferencias observadas se deban a diferencias en el tratamiento o entre las dos explotaciones (o dos parcelas dentro de la explotación) utilizadas.
 
"En otras palabras, no parecen haberse seguido los principios básicos de diseño expeirmental. Es por eso que no puedo describir esto aún como un artículo científico completo.

"Sería útil disponer de más detalles sobre la realización del experimento para confirmar o no esta impresión inicial."

Respuesta del Dr Michael Antoniou y el Dr Robin Mesnage:

Es incorrecto afirmar, como hace Joe Perry, que nuestro estudio se basa en una parcela única sin replicar. En realidad hubo dos cultivos de maíz en dos temporadas de cultivo diferentes, con resultados que coincidían, como se ha expuesto.

El análisis de composición de los cultivos transgénicos llevado a cabo por la empresa productora de OMG y enviado a las autoridades para apoyar su autorización comercial son extremadamente superficiales, midiendo compuestos básicos como la proteína, carbohidratos o grasas totales. No examinan los tipos de proteínas o metabolitos presentes, aunque estos factores pueden determinar si un cultivo transgénico es sustancialmente equivalente al cultivo no transgénico y apto para el consumo.

Tal y como explicamos en nuestra respuesta a Dan MacLean, se han establecido controles que minimicen las diferencias entre las parcelas en que se cultivaron ambas variedades de maíz, y estas variables no son significativas a la hora de explicar las diferencias observadas en el maíz transgénico.


Prof. Johnjoe McFadden, Profesor de Genética Molecular en la Universidad de Surrey:
 
"La metodología está todo lo bien que puede estar. Pero este análisis sólo pone de relieve lo inadecuado del "principio de equivalencia sustancial". ¿Cómo de equivalente tiene que ser? Si haces un análisis así de detallado para cualquier alteración en cualquier organismo detectarás este nivel de cambios - los organismos son extraordinariamente sensibles y, por ejemplo, se producen cambios similares al tratar con un pesticida o herbicida, o al ser atacados por una plaga.

"Creo que cualquier alteración que se realice a un organismo generará una respuesta detectable mediante técnicas así de potentes - después de todo, es lo que hace la vida.

"Con lo cual lo que se demuestra con esto es que la modificación genética, al igual que los pesticidas, herbicidas, sequía, depredadores o incluso cultivar en un campo diferente produce una respuesta en el organismo. Si se prohibieran los transgénicos en base a esto deberían prohibirse también todos los herbicidas, y de hecho cualquier cosa que provoque un cambio (es decir, todo)."

Respuesta del Dr. Michael Antoniou y el Dr. Robin Mesnage:

Johnjoe McFadden parece dar a entender que nuestro análisis es demasiado detallado, pero los métodos utilizados son a la vez punteros y ampliamente utilizados tanto en investigación como en diagnóstico. Es incorrecto afirmar como hace que las diferencias en el maíz transgénico podrían deberse a un distinto uso de pesticidas o herbicidas, dado que estos factores han sido tenidos en cuenta. De hecho, nuestro análisis sí que revelaba efectos que resultaban de la aplicación del herbicida Roundup en el maíz transgénico tolerante a Roundup, pero este factor no provocaba una diferencia tan importante como el proceso de modificación genética en sí (ver Figura 2 de nuestro artículo)

Además, hemos llevado a cabo un análisis detallado de los residuos de pesticida en el maíz transgénico y no transgénico (Additional File 2) y no había ninguno presente por encima de los niveles de detección. No hubo diferencias en el uso de pesticidas o fertilizantes entre el maíz transgénico y no transgénico, excepto que en uno de los cultivos de maíz transgénico se utilizó herbicida Roundup, en consonancia con las características de cultivo para las que está diseñado este tipo de maíz. Por tanto las diferencias observadas en el maíz transgénico no pueden atribuirse a diferencias en el uso de pesticidas o a la presencia de estos.

Sin embargo, aun cuando la relevancia toxicológica de las diferencias sigue sin estar clara, lo que sí está claro es que el uso de estas herramientas de análisis molecular permite una mejor comprensión de la composición de las plantas transgénicas, y que podría por tanto mejorar la evaluación de riesgos de los efectos no-diana de la modificación genética. De hecho, los investigadores no pueden controlar o predecir los efectos de la ingeniería genética en plantas, y en este momento estos efectos no se miden a nivel molecular.


* ‘An integrated multi-omics analysis of the NK603 Roundup-tolerant GM maize reveals metabolism disturbances caused by the transformation process’ by Robin Mesnage et al. publicado en Scientific Reports el lunes 19 de diciembre a las 10 de la mañana, hora británica.
http://www.nature.com/articles/srep37855

Compártelo: