Transgénicos y TTIP-leaks: Segunda parte

Imagen:
Garry Knight

La semana pasada, después de que Greenpeace Holanda publicara los documentos a los que se ha llamado "TTIP-leaks", publicamos nuestro primer análisis sobre qué implicaban estos documentos para la entrada de Organismos Modificados Genéticamente en la Unión Europea. Hoy publicamos una traducción de otro análisis, realizado por "Inside U.S. Trade", que analiza algunas de las implicaciones en mayor profundidad.

Título: 
Estados Unidos busca acelerar la aprobación de OMG y Nuevos Productos Agrícolas en la UE
Origen: 
Inside US Trade
Autor/a: 
Autor
Fecha: 
Jueves, 5 Mayo, 2016

La propuesta de EEUU para acelerar el proceso de aprobación de productos biotecnológicos en la UE está redactada de forma tan ambigua que probablemente obligaría a la UE a aprobar de forma más rápida los futuros productos de las nuevas tecnologías agrícolas, señalan fuentes que analizaron un texto filtrado sobre medidas sanitarias y fitosanitarias del TTIP.

Esto incluiría productos obtenidos mediante clonación o mediante una nueva tecnología de edición génica llamada CRISPR - una forma más específica de conseguir variaciones en plantas que las actuales técnicas utilizadas en los transgénicos. Según fuentes de EEUU, no requiere la introducción de un gen foráneo. EEUU no considera los productos obtenidos mediante CRISPR como OMG, los cuales ellos definen en base al proceso de insertar un gen concreto de otra especie para obtener un rasgo de interés.

La propuesta de EEUU se encuentra en el Artículo X.12 del capítulo sobre medidas Sanitarias y Fitosanitarias, que trata las "Aprobaciones Regulatorias de Productos de la Tecnología Agrícola Moderna".

En esta misma propuesta, EEUU intenta también empujar a la UE a modificar sus políticas de tolerancia cero respecto a trazas de OMG que aún no han sido aprobadas en la UE, y que puedan aparecer en cargamentos de otros productos, transgénicos o no, que sí han sido autorizados.

Algunos aspectos del documento filtrado no reflejan el estado actual de las negociaciones; el Negociador Jefe de la UE, Ignacio García Bercero, señaló la propuesta de EEUU respecto a OMG como un ejemplo de lo que la UE no quiere incluir en el TTIP.

"La Unión Europea no cree que sea necesaria una propuesta de este tipo en el capítulo de medidas Sanitarias y Fitosanitarias," declaró el 2 de mayo en una rueda de prensa, tras la filtración de documentos del TTIP por parte de Greenpeace Holanda. "Hemos dejado meridianamente claro que no aceptaremos nada que implique cambios en nuestra regulación sobre OMG," dijo.

García Bercero no especificó si se refería a cambios en la legislación europea o en cuanto a los procedimientos que se siguen, algo que tampoco han hecho otros funcionarios europeos. Estos señalaron que no se modificaría la legislación europea, pero dieron a entender que estaban abiertos a posibles cambios en cuanto a procesos.

Además, el documento redactado por EEUU propone que el TTIP dé paso a un Grupo de Trabajo sobre Comercialización de Productos de las Tecnologías Agrícolas Modernas, en el que participarían las agencias de comercio de ambas partes. Esto otorgaría un papel mayor a DG Trade en lo referente a OMG, una cuestión que hasta ahora ha estado en manos de DG SANTE.

Una de las cuatro tareas especificadas para este grupo de trabajo sería la de servir como foro donde resolver desacuerdos respecto a medidas relacionadas con OMG, o "debatir y resolver consideraciones comerciales específicas derivadas de que medidas tomadas por una de las Partes afecten a productos de la tecnología agrícola moderna".

Algunos defensores de los OMG señalaron que dar un papel más importante a DG Trade en un grupo de trabajo de este tipo es una medida "apropiada", porque consideran los productos de la tecnología agrícola moderna como una cuestión comercial. Estas fuentes añadieron que establecer este grupo de trabajo es una elección de la Comisión, y que por tanto no supondría cambiar la ley.

Sobre la presencia a niveles bajos (Low Level Presence o LLP), la propuesta de EEUU requeriría que la UE participase en un organismo intergubernamental que busca eliminar las alteraciones comerciales que resultan de la aprobación asíncrona de OMG, y las consiguientes trazas de OMG no autorizados tanto en alimentación humana como animal. "Aprobación asíncrona" es un término que se refiere a los OMG que han sido aprobados, por ejemplo, en EEUU y se comercializan allí, pero que no han sido aprobados en la UE.

Específicamente, el documento filtrado establece que ambas partes "deben participar en la Global Low Level Presence Initiative para desarrollar una estrategia o conjunto de estrategias para gestionar la presencia a bajos niveles y así reducir alteraciones comerciales innecesarias."

Según un documento de marzo de 2012 colgado en la página web de la USDA, la Global Low Level Presence Initiative enfatiza que los participantes "reconozcan que las estrategias pueden ser implementadas por los países de forma voluntaria."

Al mismo tiempo, el documento deja ver un alto compromiso político de los países para implementar ciertas medidas. "Nosotros, los países importadores y exportadores, hemos decidido seguir implementando el Plan de Trabajo Internacional sobre LLP, que estructura nuestras acciones colaborativas para conseguir desarrollar estrategias prácticas que reduzcan los riesgos comerciales relacionados con la LLP, con la intención de que los Ministros consideren respaldar una estrategia o conjunto de estrategias que faciliten la gestión global de la LLP," dice el texto.

Los defensores de los OMG han dicho que la Comisión Europea ha estado siguiendo la iniciativa durante al menos tres años, pero que convertirse en participante "mostraría un nivel distinto de ambición y compromiso" a la hora de tratar la cuestión de la LLP.

Añadieron que participar en esta iniciativa no requeriría modificar la legislación europea sobre OMG, porque ninguna de las decisiones que esta plantea son legalmente vinculantes.

La legislación europea actual establece un nivel de tolerancia cero para los OMG no autorizados, lo que puede suponer que un cargamento contaminado sea devuelto, no permitiéndosele entrar en el mercado europeo. Pero, bajo la presión de las empresas que importan pienso de EEUU, la comisión anuló en 2011 este límite cero para los productos utilizados en alimentación animal. Formalmente aprobó un umbral mínimo de facto para la presencia de OMG no aprobados en cargamentos de pienso, al establecer un nivel de "cero técnico" en el 0,1 por ciento (Inside U.S. Trade, 8 de julio de 2011) que para los exportadores estadounidenses es demasiado bajo para ser significativo.

Sin embargo, si la UE aprobase un umbral de contaminación más alto de OMG no autorizados en alimentación humana o animal, que no pudiera justificarse como una desviación técnica de esta tolerancia cero, tendría que cambiar la ley, señalaron algunas fuentes.

Para quienes se oponen al uso de OMG, la propuesta estadounidense supone permitir la contaminación de alimentos y piensos con OMG no autorizados en el mercado europeo. Una fuente declaró que para que la UE implementase una medida de este tipo habría que modificar la legislación.

En 2012, la Comisión Europea anunció que formularía una propuesta para extender la medida del cero técnico a la alimentación humana, pero aún no lo ha hecho (Inside U.S. Trade, 1 de junio de 2012). Según fuentes informadas, la comisión llevó a cabo un estudio en 2015 para evaluar la voluntad técnica y política de extender el cero técnico a productos de alimentación humana, mediante la consulta a agricultores que cultivan OMG, a importadores, a grupos de consumidores y a científicos críticos con el uso de transgénicos.

Según distintas fuentes, este estudió finalizó hace meses, pero no se ha publicado. Se ha dicho que hay información contradictoria respecto a las conclusiones que pueden extraerse del estudio, y lo que significarían estas conclusiones para la extensión de la política del cero técnico a productos de alimentación humana.

Según una de las fuentes, las estrategias a las que se refiere la iniciativa global de LLP no se centrarían necesariamente en el aumento de los umbrales. También podrían intentar que se reconocieran mutuamente los métodos de análisis europeos y estadounidenses a los cargamentos que contienen OMG no autorizados en el país de destino.

La mayor parte de la propuesta estadounidense no supondría que la UE modificase la legislación, dado que con la legislación actual se podría concebir un procesamiento más rápido de las solicitudes de OMG, al ser esta una mezcla de fechas límite específicas y medidas que dan flexibilidad a las autoridades a la hora de hacer que avancen las solicitudes de OMG pendientes.

Fuentes de ambos lados del debate señalaron que el lenguaje es deliberadamente ambiguo para asegurar que los productos que no entran en la definición europea de OMG se vean también cubiertos por este artículo.

EEUU Estadounidense señaló el mes pasado, al menos en dos casos, que las plantas obtenidas mediante la tecnología CRISPR no se consideran OMG según la legislación de EEUU, pero en la UE estos organismos podrían considerarse OMG, según fuentes informadas.

A pesar de lo amplio del lenguaje de la propuesta, García Bercero declaró ante los medios el 2 de mayo que el texto de EEUU "básicamente" describe los OMG, y que la UE ha dejado "meridianamente claro" que no van a modificar la legislación sobre OMG actual.

Respecto al proceso de aprobación, EEUU requiere que las partes señalen fechas límite, sin específicar cuáles deberían ser. También introduce medidas de transparencia al requerir la publicación de los documentos utilizados para la solicitud.

Además, requiere que las partes eviten lo que denomina "duplicidades y barreras innecesaria" respecto a la documentación requerida para el proceso de aprobación, y otra información que las autoridades evalúan como parte del proceso de aprobación.

En concreto, la propuesta de EEUU requeriría que cada parte "en condiciones normales" "facilite rápidamente cualquier evaluación de riesgos que lleve a cabo como parte de un proceso de aprobación o autorización." Pero una nota al pie respecto a esta cláusula señala que "se debatirán las circunstancias excepcionales específicas."

EEUU solicita también que cada parte "debería comprometerse a cumplir" las fechas límite para todos los pasos del proceso, lo que dejaría algo de margen para los retrasos. Según el documento filtrado, no obstante, estos retrasos deberían ser justificados por las autoridades.

"Si una Parte no se ajusta a la fecha límite para uno de los pasos en el proceso de aprobación o autorización, si la otra Parte lo solicita, la primera debería aportar una notificación a la segunda explicando por qué no se ha cumplido la fecha límite para ese paso e identificando y actualizando las fechas límite para todas las etapas restantes del proceso de autorización."

Fuentes informadas de ambos lados coincidieron en que estas medidas entrarían en el marco legal actual y no requerirían cambios en la legislación europea. Los defensores de los OMG afirman que la propuesta estadounidense pretende que la UE se adhiera a las fechas límite ya establecidas en su legislación.

Por ejemplo, tras recibir la evaluación de una solicitud de autorización de un OMG por parte de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), la comisión debe incluir una propuesta de implementación en el orden del día del Comité Permanente de la Cadena Alimentaria y de Sanidad Animal en los tres meses siguientes. Este comité está formado por representantes de los estados miembros, y presidido por la comisión.

Según la ley, el presidente del comité - un representante de la Comisión - puede determinar el plazo de debate tal y como considere apropiado para conseguir una mayoría cualificada. Muchas veces, los estados miembros piden más tiempo para examinar partes de la propuesta de adopción o los datos científicos de la solicitud, y esto puede prolongar el proceso.

En la práctica, casi nunca se consigue una mayoría cualificada a favor o en contra de la solicitud, lo que desencadena pasos adicionales.

La Comisión tiene entonces un máximo de seis semanas para enviar la solicitud a un comité de apelaciones, cuyo presidente puede determinar el plazo apropiado para la votación. Si ese organismo no emite una decisión, la solicitud va al consejo de ministros. En ausencia de una opinión afirmativa o negativa en este consejo, la solicitud vuelve a la comisión, que no tiene una fecha límite para decidir.

El texto filtrado no busca cambios de forma implícita ni explícita en los requerimentos de trazabilidad y etiquetado europeos, como algunos productores de soja estadounidenses habían demandado anteriormente. Fuentes informadas coincidieron en que EEUU ha renunciado a esto porque sabe que la UE lo rechazaría directamente.

 

Compártelo: