Vota NO en la encuesta sobre fresnos modificados genéticamente en Gran Bretaña

Imagen:
Kim Carpenter

Científicos británicos están estudiando el genoma del fresno para evaluar posibles soluciones frente a la acronecrosis, una enfermedad fúngica. El Telegraph realiza una encuesta a los internautas sobre si creen que debería o no utilizarse la opción de la ingeniería genética. Una vez identifiquen los genes relacionados con la resistencia podrían utilizarse métodos biotecnológicos como la selección asistida por marcadores, que no suponen una manipulación del genoma, sino que simplemente aceleran los métodos convencionales de mejora vegetal. Estos métodos han superado una y otra vez a la ingeniería genética a la hora de obtener cultivos más productivos, tolerantes a enfermedades y a las condiciones climáticas adversas.

Una de las opciones sugeridas es el uso de cisgénesis, que implica emplear técnicas de ingeniería genética para introducir en el fresno genes procedentes de otros tipos de fresno, sin necesidad de recurrir a la introducción de genes de especies muy diferentes a este. Sin embargo:

  • La cisgénesis sigue implicando la introducción del gen en un sitio al azar del genoma, que no puede predecirse ni controlarse.
  • La cisgénesis, al igual que la transgénesis, no sólo implica la introducción del gen de interés, sino la de una serie de elementos reguladores que van con éste, y que hacen que el gen introducido funcione de forma independiente a los mecanismos de regulación de la planta (al igual que en un transgénico). Estos elementos no procederían de la especie de la que procede el gen de interés (en este caso, genes relacionados con la resistencia procedentes del fresno), sino por lo general de otras especies víricas y bacterianas. Por tanto, no sería puramente un cisgénico, puesto que partes de la secuencia introducida sí procederían de otras especies.

Para más información sobre qué implica el uso de técnicas de cisgénesis, pincha aquí.

Por otra parte, la ingeniería genética no ha demostrado ser capaz de acelerar los plazos de mejora de la forma que se da a entender en el artículo (y, sin embargo, es mucho más cara)

Para votar NO a la utilización de fresnos modificados genéticamente en Gran Bretaña, entra aquí (la encuesta está dentro de una foto, hacia la mitad de la noticia). Hasta ahora, un 61% de los encuestados han manifestado que no quieren que se utilice la ingeniería genética.

 

Título: 
El fresno podría modificarse genéticamente para resistir la acronecrosis
Origen: 
The Telegraph
Autor/a: 
Fecha: 
Domingo, 1 Noviembre, 2015

Los fresnos modificados genéticamente para resistir la acronecrosis podrían utilizarse para reemplazar los millones de ejemplares que posiblemente sean arrasados por la enfermedad, han sugerido algunos investigadores.

Se espera que una mayoría de los 80 millones de fresnos de Gran Bretaña se pierdan en las próximas décadas, debido a la propagación de Chalara fraxinea, un hongo detectado por primera vez en 2012 en Reino Unido.

Los investigadores de la Universidad Queen Mary de Londres están trabajando en la secuenciación del genoma de distintas especies de fresno de todo el mundo para intentar identificar los genes que hacen a algunas, como las que se encuentran en el este de Asia, resistentes a la enfermedad.

Este estudio del genoma, financiado con un millón de libras procedentes del erario público, podría permitir que los científicos llegaran a insertar los genes de resistencia en la especie autóctona de fresno de Gran Bretaña, mediante un proceso conocido como "cisgénesis".

La Universidad de Oxford está llevando a cabo un sondeo de la opinión pública paralelo al trabajo de secuenciación, que sugiere que esta opción sería más digerible que la transgénesis, que implica la introducción de genes de otras especies vegetales o animales.

El Dr. Richard Buggs, uno de los científicos que realiza la secuenciación del genoma, señaló que su trabajo también podría permitir el desarrollo de métodos contra la acronecrosis que no implicasen el uso de ingeniería genética, como la mejora acelerada de árboles resistentes.

Los investigadores han sugerido seis opciones, que van de "no hacer nada" a la ingeniería genética.

Una opción sería la mejora convencional, cruzando los especímenes de fresno nativo más resilientes con la esperanza de que su descendencia sea aún más resistente.

Una segunda opción consistiría en acelerar el proceso de mejora mediante la utilización de "métodos genéticos para seleccionar la descendencia que parezca ser más resistente", añadía el Dr. Buggs.

En una tercera opción, la especie podría cruzarse con otras especies resistentes procedentes de Asia, para obtener un híbrido.

La opción de la cisgénesis, según el Dr. Buggs, podría acelerar el proceso: "Lo que intentaríamos sería coger un gen de una especie de fresno diferente e introducirlo en el fresno autóctono. Estaríamos haciendo lo mismo que podríamos hacer de forma natural hibridando las dos especies, pero aceleraríamos el proceso utilizando ingeniería genética. Potencialmente podría ahorrarnos décadas de cruzamientos."

También dijo que no veía ninguna razón por la que pudiera ser necesaria la opción de la transgénesis, utilizando genes de especies vegetales distintas al fresno, dado que ya existen fresnos resistentes a la enfermedad.

El Dr. Buggs se declaró "agnóstico" respecto al método a utilizar, y quería ver qué resultaba aceptable para el público.

"No queremos terminar por desarrollar un árbol que no quiera nadie," dijo. "Incluso si tuviéramos que invertir 30 años más para desarrollar un árbol aceptable, sería mejor hacer eso que invertir dinero y esfuerzo en producir algo que sea resistente a la acronecrosis pero que nadie quiera plantado en su pueblo."

Compártelo: