Mito 3.6: El consumo de alimentos MG no tiene riesgos

Mito: El consumo de alimentos MG no tiene riesgos

Realidad: Los pocos estudios llevados a cabo en seres humanos ponen de manifiesto problemas

El mito en unas líneas: 

Los defensores de la ingeniería genética afirman que los alimentos MG han sido ensayados extensamente y que se ha concluido que su ingesta es segura. Sin embargo, esto es falso. La seguridad de los alimentos MG para el consumo humano no ha sido comprobada antes de ponerlos a la venta.

En los pocos ensayos diseñados para poner directamente a prueba la seguridad de los alimentos MG para consumo humano se observaron posibles problemas, sin que nuevos estudios hayan permitido verificar o desechar los mismos.

Antes de su comercialización todos los cultivos MG deberían ser sometidos a prueba en estudios a largo plazo con voluntarios humanos.

Los alimentos MG deberían ser etiquetados como tales y debería realizarse un seguimiento post-comercialización de la población que consume estos productos.

Los defensores de la ingeniería genética sostienen que los alimentos MG han sido ensayados extensamente y que se ha llegado a la conclusión de que su ingesta es segura. Sin embargo, esto es falso. La seguridad de los alimentos MG para consumo humano no ha sido comprobada adecuadamente antes de su liberación comercial.[1],[2] En los pocos ensayos diseñados para poner directamente a prueba la seguridad de este tipo de alimentos para consumo humano se observaron posibles problemas, sin que nuevos estudios hayan permitido verificar o desechar los mismos.

  • En un ensayo con personas voluntarias, tras una sola comida de soja MG se observó ADN transgénico intacto que había sobrevivido al procesamiento y que fue detectado en el aparato digestivo. También se observó la presencia de genes MG en los alimentos en proceso de digestión de algunos voluntarios, así como transferencia genética horizontal del gen MG de tolerancia al glifosato a bacterias gastrointestinales.[3],[4] La transferencia genética horizontal es un proceso mediante el cual se transfiere ADN de un organismo a otro a través de mecanismos no reproductores.

  • En un ensayo con seres humanos para probar la respuesta inmunitaria a una soja de tipo silvestre no modificada genéticamente (no-MG) y a soja MG, los resultados de las pruebas cutáneas en 49 pacientes revelaron que 13 presentaban una respuesta inmunitaria a la soja de tipo silvestre y 8 a la soja MG. Una de las personas que participaba en el experimento presentó una respuesta inmunitaria a la soja MG, pero no reaccionó a la soja no-MG. Se descubrió que la soja MG contenía una proteína diferente a la presente en la soja no-MG.[5] Una mayoría de las alergias son producidas por proteínas. Este estudio no demuestra que la soja MG sea más alergénica que la soja no-MG, pero sí pone en evidencia que los alimentos MG podrían provocar nuevas alergias que no son predecibles analizando la respuesta inmunitaria de una persona a las versiones no modificadas genéticamente del mismo alimento.

  • Se ha observado que una variedad de soja transgénica modificada para incorporar un gen de la nuez de Brasil reacciona con los anticuerpos presentes en el suero sanguíneo de personas que se sabe padecen alergia a este fruto seco. Basándonos en el conocimiento inmunológico actual, esta observación indica que dicha variedad de soja produciría una reacción alérgica a las personas que son alérgicas a la nuez de Brasil.[6]

  • Un estudio realizado en Canadá detectó niveles importantes de la proteína insecticida Cry1Ab en la sangre de mujeres embarazadas y no embarazadas y en el suministro sanguíneo al feto.[7] Esta proteína insecticida está presente en cultivos transgénicos Bt, así como en los preparados insecticidas utilizados en agricultura convencional y ecológica. No está claro cómo pasó a la sangre la toxina Bt (si a través de los alimentos o por otro tipo de exposición). La validez del método de detección fue cuestionada por Monsanto,[8] pero los autores del estudio original han respondido a las objeciones de la compañía.[9] El estudio plantea interrogantes sobre por qué se están comercializando ampliamente cultivos transgénicos Bt sin investigar el destino y los posibles efectos de la toxina Bt en seres humanos.

Conclusión: 

Los estudios descritos anteriormente demuestran la existencia de posibles problemas con el consumo de alimentos MG que deberían ser verificados o desechados mediante más investigación. Todos los cultivos MG deberían ser sometidos a prueba en estudios a largo plazo con voluntarios humanos antes de ser comercializados. A falta de estos estudios, los alimentos y cultivos MG no deberían ser comercializados.

Los alimentos MG debieran ser etiquetados como tales en todos los países y debería realizarse un seguimiento post-comercialización de la población que consume estos productos.

Referencias: 

1. Freese W, Schubert D. Safety testing and regulation of genetically engineered foods. Biotechnol Genet Eng Rev. 2004:299-324.

2. Pusztai A, Bardocz S. GMO in animal nutrition: Potential benefits and risks. In: Mosenthin R, Zentek J, Zebrowska T, eds. Biology of Nutrition in Growing Animals.Vol 4. Elsevier Limited; 2006:513–540. Disponible en: http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1877182309701043.

3. Netherwood T, Martin-Orue SM, O’Donnell AG, et al. Assessing the survival of transgenic plant DNA in the human gastrointestinal tract. Nat Biotechnol. 2004;22:204–209. doi:10.1038/nbt934.

4. Heritage J. The fate of transgenes in the human gut. Nat Biotechnol. 2004;22:170-2. doi:10.1038/nbt0204-170.

5. Yum HY, Lee SY, Lee KE, Sohn MH, Kim KE. Genetically modified and wild soybeans: an immunologic comparison. Allergy Asthma Proc. 2005;26:210-6.

6. Nordlee JA, Taylor SL, Townsend JA, Thomas LA, Bush RK. Identification of a Brazil-nut allergen in transgenic soybeans. N Engl J Med. 1996;334:688-92. doi:10.1056/NEJM199603143341103.

7. Aris A, Leblanc S. Maternal and fetal exposure to pesticides associated to genetically modified foods in Eastern Townships of Quebec, Canada. Reprod Toxicol. 2011;31.

8. Goldstein DA, Dubelman S, Grothaus D, G. Hammond BG. Comment: Aris and Leblanc “Maternal and fetal exposure to pesticides associated to genetically modified foods in Eastern Townships of Quebec, Canada.” Reprod Toxicol. 2012;33:120-121.

9. Aris A. Response to comments from Monsanto scientists on our study showing detection of glyphosate and Cry1Ab in blood of women with and without pregnancy. Reprod Toxicol. 2012;33:122-123.

Compártelo: