Título: 
Análisis morfométrico ultraestructural e inmunocitoquímico de núcleos de hepatocitos procedentes de ratones alimentados con soja modificada genéticamente.
Autores: 
Malatesta M,
Caporaloni C,
Gavaudan S,
Rocchi MB,
Serafini S,
Tiberi C,
Gazzanelli G.
Fecha: 
Domingo, 27 Octubre, 2002
Disponibilidad: 
Acceso gratuito
Idioma: 
Inglés

Hasta la fecha no se han obtenido evidencias directas que demuestran que los alimentos transgénicos pueden representar un posible peligro para la salud; sin embargo, la literatura científica en este campo continúa siendo bastante limitada. Por tanto, hemos llevado a cabo un estudio morfométrico ultraestructural e inmunocitoquímico en hepatocitos procedentes de ratones alimentados con soja transgénica, para poder investigar las posibles modificaciones de los componentes nucleares de estas células implicadas en múltiples vías metabólicas relacionadas con el procesamiento de alimentos. Nuestras observaciones demuestran modificaciones significativas de algunas características del núcleo en los ratones alimentados con pienso transgénico. En concreto, estos muestran núcleos con forma irregular, lo que suele representar una alta tasa metabólica, y un número mayor de poros nucleares, lo que puede sugerir un intenso tráfico molecular. Es más, los animales control presentan nucleolos redondeados, mientras que los alimentados con pienso transgénico muestran nucleolos más irregulares con numerosos centros fibrilares de pequeño tamaño y un mayor componente fibrilar denso en los ratones alimentados con pienso transgénico, modificaciones típicas de un aumento de la tasa metabólica. Consecuentemente, los factores del espliceosoma nucleoplásmico (snRNPs y SC-35) y nucleolares (fibrilarina) son más abundantes en los núcleos de los hepatocitos de ratones alimentados con pienso transgénico que en los animales control. En conclusión, nuestros datos sugieren que la ingesta de soja transgénica puede influir sobre las características del núcleo de los hepatocitos en ratones jóvenes y adultos; sin embargo, siguen sin conocerse los mecanismos responsables de estas alteraciones.

Compártelo: