Título: 
Estudio a largo plazo de ratones hembra alimentados con soja modificada genéticamente: efectos sobre el envejecimiento del hígado.
Autores: 
Malatesta M,
Boraldi F,
Annovi G,
Baldelli B,
Battistelli S,
Biggiogera M,
Quaglino D.
Fecha: 
Martes, 22 Julio, 2008
Disponibilidad: 
Acceso gratuito
Idioma: 
Inglés

El hígado representa un modelo adecuado para el seguimiento de los efectos de la dieta, debido a su papel fundamental en el control del metabolismo en su conjunto. Aunque no se han descrito hasta la fecha evidencias directas de que los alimentos modificados genéticamente afecten a la salud, estudios previos realizados en hepatocitos de ratones hembra jóvenes alimentados con soja transgénica mostraban modificaciones nucleares relacionadas con la transcripción y los mecanismos de modificación post-transcripcional. En este estudio se analizan los efectos de esta dieta en el hígado de ratones hembra de edad avanzada para elucidar su posible interferencia con el envejecimiento. Las características morfofuncionales del hígado en ratones de 24 meses, alimentadas desde el destete con soja control o soja transgénica, fueron analizadas mediante la combinación de un enfoque desde la proteómica con análisis ultraestructurales, morfométricos y de microscopía inmunoelectrónica. Se han observado diferencias en la expresión de varias proteínas relacionadas con el metabolismo hepático, la respuesta a estrés, las vías de señalización mediadas por calcio y las mitocondrias, lo que indica una mayor expresión de marcadores de senescencia en comparación con los controles. Es más, los hepatocitos de ratones alimentados con pienso transgénico mostraban modificaciones mitocondriales y nucleares que indican una tasa metabólica reducida. Este estudio demuestra que la ingesta de soja transgénica puede influir en algunas características del hígado durante el envejecimiento y, aunque los mecanismos siguen sin conocerse, subraya la importancia de investigar los efectos a largo plazo de las dietas que contienen ingredientes modificados genéticamente y los posibles efectos sinérgicos con el envejecimiento, los xenobióticos y/o las condiciones de estrés.

Compártelo: