Mito 5.6: El Roundup es un herbicida benigno que facilita la vida a los agricultores

Mito: El Roundup es un herbicida benigno que facilita la vida a los agricultores

Realidad: El Roundup origina problemas en el suelo y las plantas que afectan negativamente a su rendimiento

El mito en unas líneas: 

El Roundup y otros herbicidas basados en el glifosato no son benignos, sino que presentan efectos negativos sobre el suelo y los cultivos, algunos de los cuales afectan a la salud y el rendimiento de las plantas.

El glifosato aumenta la incidencia y severidad de las infecciones por el hongo Fusarium , de especial importancia ya que puede ser perjudicial para humanos y animales domésticos.

El glifosato se une (quelándolos) a nutrientes minerales esenciales del suelo, limitando su disponibilidad para la planta y afectando al rendimiento.

Se ha demostrado que el glifosato disminuye la fijación de nitrógeno en las plantas y afecta al rendimiento en condiciones de sequía.

Las empresas productoras de semillas y agroquímicos están comercializando en la actualidad varias "tecno-soluciones" para tratar estos problemas, sumiendo a los agricultores en un círculo vicioso.

Los cultivos transgénicos Roundup Ready se comercializan bajo la suposición de que el Roundup es un herbicida seguro que facilita el control de las malas hierbas y la vida del agricultor. Sin embargo, estudios recientes demuestran que el Roundup y el glifosato pueden acumularse en las plantas, afectan negativamente a los organismos del suelo y dañan el crecimiento y la salud incluso de las plantas de soja genéticamente modificadas para tolerarlo. Estos efectos podrían ser responsables en parte de la caída del rendimiento (ver Mito 5.1) y de los brotes de enfermedades que han tenido lugar en la soja y el maíz transgénicos Roundup Ready.

El glifosato provoca o magnifica enfermedades en las plantas

"Al aplicar glifosato en una planta, es como si le estuvieras transmitiendo el SIDA."

– Michael McNeill, agrónomo y consultor agrícola, Iowa[1]

Los fabricantes afirman que el glifosato mata a las plantas mediante la inhibición de una enzima necesaria para su crecimiento. Sin embargo, los estudios demuestran que el glifosato tiene otra forma de matar a las plantas: las hace más susceptibles a la enfermedad, conduciéndolas potencialmente a la muerte. Aplicar glifosato en una planta es, según el agrónomo estadounidense Michael McNeill, "como transmitirle el SIDA".[1]

Un estudio sobre soja transgénica RR sugiere un mecanismo posible para este proceso. Este estudio concluía que una vez que el glifosato se aplica sobre la planta, se acumula en los tejidos vegetales y se libera al suelo a través de las raíces. Una vez en el suelo, estimula el crecimiento de ciertos hongos, especialmente Fusarium , un hongo que provoca el marchitamiento y síndrome de muerte súbita en las plantas de soja. Otros estudios confirman la relación entre la aplicación de glifosato y el aumento de las infecciones por Fusarium .[3 4 5 6 7 8]

El caso del Fusarium resulta especialmente preocupante, ya que no sólo afecta a las plantas. Las toxinas que produce pueden entrar en la cadena alimenticia y dañar a los humanos y animales domésticos.[9] En cerdos, el pienso contaminado por Fusarium actúa como toxina reproductiva[10] y aumenta la probabilidad de que las crías nazcan muertas.[11]

También se ha observado que el glifosato aumenta la incidencia y severidad de otras enfermedades fúngicas de las plantas, como la podredumbre de la vaina en el trigo[12] y la podredumbre de la raíz por Corynespora en soja.[13]

En un intento de combatir los patógenos que permanecen en el suelo, como el Fusarium , Monsanto comercializó en 2011 la semilla de soja Roundup Ready 2 Yield, con una cubierta patentada de fungicida/insecticida.[14] Este círculo vicioso de los agroquímicos es beneficioso para las empresas comercializadoras de semillas y productos químicos, pero aumentan el coste para los agricultores y se suman a la toxicidad soportada por los seres humanos, los animales y el medio.

El glifosato limita la disponibilidad de nutrientes para las plantas

El glifosato se une (quelándolos) a nutrientes vitales como el hierro, manganeso, cinc y boro en el suelo, evitando su absorción por parte de la planta.[15 16 17 18] Es por esto que las plantas transgénicas de soja tratadas con glifosato presentan niveles menores de nutrientes esenciales y un crecimiento reducido, en comparación con controles de soja tanto transgénica como no transgénica no tratados con glifosato.[19 20] La menor absorción de nutrientes podría ser en parte responsable de la mayor susceptibilidad de la soja transgénica frente a enfermedades,[2] así como de su menor rendimiento.[3] También podría presentar implicaciones para los humanos y animales que se alimenten de ella, al resultar menos nutritiva.

El glifosato reduce la fijación de nitrógeno

La reducción del rendimiento en la soja transgénica RR podría deberse en parte al impacto negativo del glifosato sobre la fijación de nitrógeno, un proceso vital para el crecimiento de la planta y que depende de la relación beneficiosa entre la soja y las bacterias fijadoras de nitrógeno. En un estudio en invernadero de plantas jóvenes de soja RR, el glifosato retrasaba la fijación de nitrógeno y reducía el crecimiento de raíces y brotes, suponiendo una disminución del rendimiento de hasta el 30%. En estudios de campo, el glifosato no presentaba este efecto en la soja RR, siempre que se diera una adecuada disponibilidad de agua en el suelo durante la temporada de crecimiento. Sin embargo, el glifosato disminuía el rendimiento en biomasa y semilla en condiciones de sequía.[21] Otros estudios han relacionado también el glifosato con una disminución de la fijación del nitrógeno en plantas.[22 23]

El mecanismo por el cual disminuye la fijación de nitrógeno en soja RR podría verse explicado por los datos obtenidos por un estudio de campo que establecía que el glifosato penetra en los nódulos de la raíz y afecta negativamente a las bacterias del suelo responsables de la fijación de nitrógeno. El glifosato inhibe el desarrollo radicular, reduciendo la biomasa de nódulos radiculares hasta un 28%. También disminuye hasta un 10% los niveles de leghemoglobina, una proteína portadora de oxígeno que permite la absorción de nitrógeno en las raíces de la soja.[24 ]

Para contrarrestar estos problemas, las empresas productoras de semillas y agroquímicos han comenzado a comercializar una especie de "tecno-solución" en forma de inoculantes de bacterias fijadoras de nitrógeno, que pueden aplicarse tanto a la semilla de soja antes de su venta como al suelo después de la siembra. Las empresas afirman que esto aumentará la producción. Sin embargo, un análisis que evaluaba distintos inoculantes de soja en Iowa concluía que "ninguno de los inoculantes supuso un aumento significativo del rendimiento respecto a las parcelas no inoculadas".[26] Inevitablemente, el coste de estos tratamientos recae sobre el agricultor.

Conclusión: 

El Roundup y otros herbicidas basados en el glifosato no son benignos, sino que presentan efectos negativos sobre el suelo y los cultivos, algunos de los cuales afectan a la salud y el rendimiento de las plantas. La relación del glifosato con la infección por Fusarium es especialmente seria, dado que este hongo puede resultar perjudicial para humanos y animales domésticos. Las empresas productoras de semillas y agroquímicos están comercializado distintas "tecno-soluciones" para tratar de afrontar estos problemas, sumiendo a los agricultores en un círculo vicioso.

Referencias: 

1. Dodge J. Expert: GMOs to blame for problems in plants, animals. Boulder Weekly. http://www.boulderweekly.com/article-6211-expert-gmos-to-blame-for-problems-in-plants-animals.html. Publicado el 11 de agosto de 2011.

2. Kremer RJ. Glyphosate affects soybean root exudation and rhizosphere microorganisms. Int J Anal Environ Chem. 2005;85:1165–1174.

3. Johal GS. Glyphosate effects on diseases of plants. Eur J Agron. 2009;31:144–152.

4. Johal GS, Rahe JE. Effect of soilborne plant-pathogenic fungi on the herbicidal action of glyphosate on bean seedlings. Phytopathology. 1984;74:950-955.

5 Sanogo S, Yang XB, Scherm H. Effects of herbicides on Fusarium solani f. sp. glycines and development of sudden death syndrome in glyphosate-tolerant soybean. Phytopathology. 2000;90:57-66. doi:10.1094/PHYTO.2000.90.1.57.

6. Universidad de Missouri MU researchers find fungi buildup in glyphosate-treated soybean field. 2000. Disponible en: http://web.archive.org/web/20130625073438/http://www.biotech-info.net/fungi_buildup.html.

7. Kremer RJ, Means NE. Glyphosate and glyphosate-resistant crop interactions with rhizosphere microorganisms. Eur J Agron. 2009;31:153–161.

8. Fernandez MR, Zentner RP, Basnyat P, Gehl D, Selles F, Huber D. Glyphosate associations with cereal diseases caused by Fusarium spp. in the Canadian prairies. Eur J Agron. 2009;31:133–143.

9. Food Standards Agency (UK). About mycotoxins. 2013. Disponible en: http://www.food.gov.uk/policy-advice/mycotoxins/about/#Fusariumtoxins.

10. Alm H, Brussow KP, Torner H, et al. Influence of Fusarium-toxin contaminated feed on initial quality and meiotic competence of gilt oocytes. Reprod Toxicol. 2006;22(1):44-50. doi:10.1016/j.reprotox.2005.11.008.

11. Diaz-Llano G, Smith TK. Effects of feeding grains naturally contaminated with Fusarium mycotoxins with and without a polymeric glucomannan mycotoxin adsorbent on reproductive performance and serum chemistry of pregnant gilts. J Anim Sci. 2006;84(9):2361-6. doi:10.2527/jas.2005-699.

12. Huber DM. Managing nutrition to control plant disease. Landbauforsch Volkenrode. 2007;57(4):313–322.

13. Huber DM. Association of severe Corynespora root rot of soybean with glyphosate-killed giant ragweed. Phytopathology. 2005;95:S45.

14. Monsanto. Get soybean and corn crops off to a good start in 2011 with Acceleron® seed treatment products. http://bit.ly/1ndlWoq. Publicado el 7 de febrero de 2011.

15. Cakmak I, Yazici A, Tutus Y, Ozturk L. Glyphosate reduced seed and leaf concentrations of calcium, manganese, magnesium, and iron in non-glyphosate resistant soybean. Eur J Agron. 2009;31:114–119.

16. Neumann G, Kohls S, Landsberg E, Stock-Oliveira Souza K, Yamada T, Romheld V. Relevance of glyphosate transfer to non-target plants via the rhizosphere. J Plant Dis Prot. 2006;20:963–969.

17. Huber DM. What about glyphosate-induced manganese deficiency? Fluid J. 2007:20–22.

18. Bott S, Tesfamariam T, Candan H, Cakmak I, Römheld V, Neumann G. Glyphosate-induced impairment of plant growth and micronutrient status in glyphosate-resistant soybean (Glycine max L.). Plant Soil. 2008;312(1-2):185-194. doi:10.1007/s11104-008-9760-8.

19. Zobiole LH, de Oliveira RS, Visentainer JV, Kremer RJ, Bellaloui N, Yamada T. Glyphosate affects seed composition in glyphosate-resistant soybean. J Agric Food Chem. 2010;58:4517-22. doi:10.1021/jf904342t.

20. Zobiole LHS, de Oliveira RS, Huber DM, et al. Glyphosate reduces shoot concentrations of mineral nutrients in glyphosate-resistant soybeans. Plant Soil. 2010;328:57–69.

21. King CA, Purcell LC, Vories ED. Plant growth and nitrogenase activity of glyphosate-tolerant soybean in response to foliar glyphosate applications. Agron J. 2001;93:179–186.

22. De María N, Becerril JM, García-Plazaola JI, Hernandez A, De Felipe MR, Fernandez-Pascual M. New insights on glyphosate mode of action in nodular metabolism: Role of shikimate accumulation. J Agric Food Chem. 2006;54(7):2621-2628. doi:10.1021/jf058166c.

23. Bellaloui N, Reddy KN, Zablotowicz RM, Mengistu A. Simulated glyphosate drift influences nitrate assimilation and nitrogen fixation in non-glyphosate-resistant soybean. J Agric Food Chem. 2006;54(9):3357-3364. doi:10.1021/jf053198l.

24. Reddy KN, Zablotowicz RM. Glyphosate-resistant soybean response to various salts of glyphosate and glyphosate accumulation in soybean nodules. Weed Sci. 2003;51:496–502.

25. Dekalb. Increase soybean yield potential with inoculants, protect with seed treatments. 2010. Disponible en: http://www.dekalb.ca/_uploads/documents/Agronomic_Information/SoybeanArchive/increase_soybean_yield.pdf.

26. Iowa State University Soybean Extension and Research Program. Seed inoculation. 2007. Disponible en: http://extension.agron.iastate.edu/soybean/production_seedinoc.html.

Compártelo: